TRAS EL INCREMENTO DE LLEGADAS

Artolazabal reclama una política regional europea ante las grandes migraciones

La consejera se suma a la propuesta que el lehendakari hizo a Juncker para definir una estrategia común de la UE

“Los países y regiones conocemos mejor que nadie la situación de nuestros entornos” “No es cuestión de que unos se inhiban y otros soporten el peso de la realidad”

B. Sotillo - Martes, 21 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

BILBAO. Varias regiones europeas, entre las que se encuentra Euskadi, están sufriendo las consecuencias del incremento de la presión migratoria desde África y Asia hacia Europa. Son las regiones que se encuentran al final de las rutas utilizadas por los inmigrantes para cruzar el Mediterráneo y las que han sido elegidas como destino de quienes buscan un futuro lejos del hambre y la violencia o que están en su camino hacia el norte de Europa. Euskadi, como otras regiones en su situación, afronta esta intensa llegada de inmigrantes con medidas que se han ido adaptando a las necesidades, pero en el Gobierno vasco son conscientes de que la solución y las respuestas no pueden ser locales y aisladas, sino que deben tener carácter europeo y global.

Así, la consejera de Empleo y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal, ha propuesto al presidente del Comité Europeo de las Regiones (CoR), Karl-Heinz Lambertz, que “los países y regiones de la Unión Europea trabajen y colaboren con el resto de instituciones europeas y de la comunidad internacional para definir una eficaz política que afronte y solucione el fenómeno de las grandes migraciones”.

A través de una carta, Beatriz Artolazabal traslada al presidente del CoR su “preocupación por la situación que viven las personas migrantes que a lo largo de este verano están recorriendo África y Europa en busca de unas mejores condiciones de vida”. La consejera también le señala a Karl-Heinz Lambertz que hace unos días el lehendakari se había dirigido “al presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker para recordarle la iniciativa expresada en el Pilar Europeo de los Derechos Sociales cuyo real desarrollo garantizaría una mayor cohesión de la Unión, basada en un principio humanista”. En esa misiva, remitida el pasado día 8, Iñigo Urkullu manifestaba que la situación creada por la llegada masiva de inmigrantes a través del Estrecho de Gibraltar o en buques de rescate “merece una reflexión en profundidad por parte de todas las instituciones democráticas de Europa”.

Ayer, Beatriz Artolazabal se sumó a la reclamación de una política europea para la cuestión migratoria y señaló que “los gobiernos subestatales, países y regiones, conocemos mejor que nadie la situación de nuestros entornos sociales y geográficos y por ello podemos contribuir a definir esa estrategia y política de la Unión en materia de migraciones. No es cuestión de que unos se inhiban y otros soporten el peso de la realidad. Entre todos los países y regiones de la Unión podemos ayudar a evitar el sufrimiento de personas y familias del continente africano generando una positiva actitud internacional humana y social. El País Vasco tiene voluntad y capacidad -junto a los países y regiones que conforman el CoR y la Unión- para dar un positivo paso en la gestión social y la definición de una Europa más humana y sostenible”.

Artolazabal reitera que “los países y regiones de la Unión han de mostrar decididas actitudes solidarias y humanas ante un fenómeno en el que toda la Unión ha de involucrarse pues nos afecta como personas y como sociedades”. “Se trata de que desde el CoR se trabaje y colabore con las instituciones de la UE y la comunidad internacional para definir una eficaz política que afronte y solucione este nuevo fenómeno de las grandes migraciones. Es importante establecer una política migratoria para las personas que residen entre nosotros con políticas inclusivas que eviten problemas xenófobos o de integración social”, señaló.