La entidad confía en que el navarro no se enroque

El problema Remiro

El Athletic retomará en breve las conversaciones con el portero de cara a buscar un punto de acuerdo que desbloquee la situación

Pako Ruiz - Miércoles, 22 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

BILBAO. Habemus lío. Lo que se debía gestionar como un momento de serenidad y expectación en el mundo Athletic por el arranque de un nuevo proyecto se ha visto salpicado por un repentino episodio polémico que ha alterado al entorno y al mismo vestuario, al que ayer le tocaba saborear la consecución de los tres primeros puntos del curso gracias a la victoria sobre el Leganés en San Mamés. Un estreno marcado por una cuestión extradeportiva y encarnada en la figura de Alex Remiro (Cascante, 24 de marzo de 1995), que se quedó sorprendentemente fuera de la lista de convocados de Eduardo Berizzo para el duelo del domingo, que presenció en el palco destinado a los futbolistas no citados. El técnico reconoció después que fue una decisión consensuada con el club, que envía un mensaje directo al portero después de que este no haya aceptado la oferta de renovación de su contrato, que expira el próximo 30 de junio.

La Junta Directiva presidida por Josu Urrutia quiere desactivar de esta forma un nuevo caso Kepa, que debutó en Primera División de la mano del Athletic sin renovar. Se conoce el culebrón que generó la situación del de Ondarroa, hoy en día en el Chelsea, y Remiro asoma como un nuevo dilema distorsionador. El de Cascante, clave en el ascenso del Huesca el pasado junio a la máxima categoría y señalado como un portero con un gran porvenir, ha rechazado la oferta, estimada en cerca del millón de euros por campaña, que el Athletic valora como muy importante para un guardameta que aún no se ha estrenado en la élite, pero, al parecer, Remiro, al que no le gustaron las formas en que se dirigió a su persona el club, no la considera así, por lo que el pulso entre las partes está servido.

Berizzo, no obstante, declaró tras el choque ante el Leganés que la decisión no es definitiva, como también ratificó José Mari Amorrortu. El director deportivo ha tenido un protagonismo directo en las conversaciones con los representantes de Remiro, que, además, gestionan otras ofertas de futuro, como así lo temen en la entidad bilbaina, aunque confían en que el jugador, que recaló en Lezama en edad cadete, tome nota del rumbo que han tomado los acontecimientos en las últimas horas y no se enroque en una postura que puede generar más daños colaterales.

En esta nueva reunión entre las dos partes tocará mover ficha. El Athletic no maneja variar su oferta, aunque está dispuesto a ceder en algún concepto, pero para ello el jugador también debe mostrarse receptivo. No se trata de jugar una partida de ajedrez que se dilate en el tiempo, lo que no es bueno para nadie. El club ya ha sacado músculo con la no convocatoria del portero en el debut de LaLiga Santander y el devenir a corto plazo de la situación del mismo lo definirá el resultado de este encuentro inmediato y del que también estarán pendientes los clubes que han sondeado al jugador en las últimas semanas, caso de la Real Sociedad, que estaría dispuesta a hacerse con los servicios del navarro cuando esté goce de la carta de libertad, y el mismo Espanyol, que en julio manejaba la opción de una cesión del de Cascante, desactivada con la marcha de Kepa al Chelsea.