Mesa de Redacción

Todo por la minuta

Por J. C. Ibarra - Miércoles, 22 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Los bañistas de la piscina municipal de la localidad sevillana de Palomares del Río no se opusieron en ningún momento a la presencia de miembros de La Manada en el recinto y no mostraron rechazo a sus intenciones de celebrar una francachela de amigos. Es más, según señala su abogado, Agustín Martínez, los vecinos allí presentes consintieron sin resistencia alguna las andanzas de los citados individuos, por lo que no entiende que se haya difundido que sus clientes tuvieron que poner pies en polvorosa tras ser increpados. Llevo tiempo pensando que de todos los componentes de esta desgraciadamente famosa troupe conformada por La Manada y su entorno, el que más miedo me da es el letrado. Cuando recientemente un componente de la banda fue identificado mientras robaba, presuntamente, unas gafas de sol y arremetía con su vehículo, presuntamente, contra los vigilantes que pretendían retenerlo, el tal abogado mostró su disgustillo porque el interfecto no hubiera seguido su consejo de mantener, al menos durante estos tiempos entre sentencias, “un perfil bajo”;como diciendo que ya llegará el día en que puedan volver a despendolarse y cometer las tropelías que acostumbran a protagonizar, sin que estas afecten a su currículo como defensor. El señor Martínez tiene una explicación para todo: para los abusos o violaciones, para los robos de gafas, para las peticiones de pasaporte, para los ¿inexistentes? rechazos de la ciudadanía. Mientras la minuta siga aumentando, ¡que viva la banda!

Secciones