el nuevo athletic de Berizzo

Peru Nolaskoain, el defensa circunstancial

Berizzo retrasa a Peru Nolaskoain, un mediocentro, para potenciar una salida de pelota más limpia

J. L. Artetxe - Jueves, 23 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

BILBAO. Entre las diversas novedades que incluyó la primera alineación oficial del Athletic 2018-19 y pese a que estuviese anunciada, quizá la más sorprendente fuera ver a Peru Nolaskoain en el centro de la defensa. Cierto que en dicha demarcación es donde ha actuado a lo largo de la pretemporada, pero no lo es menos que nunca antes lo había hecho, que en categorías inferiores siempre fue centrocampista. Sin embargo, llegada la hora de la verdad, formó pareja con Yeray Álvarez.

Lo que en los primeros amistosos pudo interpretarse como un simple ajuste orientado a repartir minutos equitativamente entre la plantilla, se ha formalizado. Tras la marcha de Xabi Etxeita al Huesca, Eduardo Berizzo se quedó con solo tres centrales específicos (Yeray, Unai Núñez e Iñigo Martínez), por lo que dejó abierta la puerta a otros jugadores. Citó a San José, Andoni López y Nolaskoain, pero solo este último se ha asentado como alternativa. De hecho, enseguida se intuyó que albergaba serias opciones, que no se trataba de un parche.

Qué duda cabe que la lesión de Iñigo Martínez, inédito hasta la fecha, ha favorecido la participación del joven del filial, pero no es el único argumento que explica su protagonismo. La propuesta de Berizzo incide en la importancia de que haya una salida limpia del balón desde el área propia y Nolaskoain posee capacidad técnica y visión para realizar una labor que no es el fuerte de Yeray o Núñez. Ambos atesoran otras virtudes, velocidad, potencia, dureza y arrojo, atributos que les convierten en especialistas para tareas de contención, para el marcaje y la disputa.

Con el balón en los pies, objetivamente las prestaciones de Yeray o Núñez se resienten. A idéntica conclusión se llega si se les compara con Iñigo Martínez, que sería de los tres el mejor dotado para compaginar la destrucción y la creación de juego. Bajo estas premisas, Berizzo ha estimado oportuno reubicar a Nolaskoain en la zaga. Habrá que ver qué sucede cuando se produzca el regreso de Iñigo Martínez, aunque de momento se debe reconocer que el chaval ha asumido su cometido con bastante naturalidad.

SENCILLEZ

Influye en ello que es un futbolista inteligente. De entrada, admite que es mucho lo que le falta para desarrollar al nivel de sus competidores las labores esenciales que se le exigen a un defensa marcador. Además, sobre el césped, evita complicaciones, procura hacer las cosas con sencillez: asegura cada entrega y guarda la posición. No se extralimita, si no lo ve claro, reinicia apoyándose en el portero. Podría afirmarse que en sus pinitos en la elite prefiere pasar desapercibido, lo que no logrado por culpa del gol que le hizo al Leganés. Una anécdota, que no una casualidad y es que va bien de cabeza en acciones de estrategia en las dos áreas. También marcó en Urritxe a la salida de otro córner.

Con todo, la auténtica valía de Nolaskoain como central está por calibrar, puesto que han sido muy pocas las situaciones en que realmente se ha visto exigido. Sí vivió serios apuros en una de las pruebas celebradas en Alemania porque en espacios abiertos es vulnerable al carecer del nervio o el cambio de ritmo que sí poseen los demás centrales. Es lógico que sufra con delanteros rápidos y, por mucho empeño que invierta, ahora tampoco puede ser una garantía frente a rivales de gran envergadura. Necesita rodaje y contraste, en definitiva formación. Al fin y al cabo, es un medio centro con cierta llegada que de repente, por motivos coyunturales, inicia un proceso de reciclaje que encima coincide con su salto a Primera División.