La actualidad

Recetando sonrisas

La pequeña demostración del Circo Italiano emocionó al hospital de Basurto. (Borja López)
Marijaia y el Circo visitan el Hospital de Basurto. (Borja López)
Marijaia y el Circo visitan el Hospital de Basurto. (Borja López)
Marijaia y el Circo visitan el Hospital de Basurto. (Borja López)
Marijaia y el Circo visitan el Hospital de Basurto. (Borja López)
Marijaia y el Circo visitan el Hospital de Basurto. (Borja López)
Marijaia y el Circo visitan el Hospital de Basurto. (Borja López)
Marijaia y el Circo visitan el Hospital de Basurto. (Borja López)
Marijaia y el Circo visitan el Hospital de Basurto. (Borja López)
Marijaia y el Circo visitan el Hospital de Basurto. (Borja López)
Marijaia y el Circo visitan el Hospital de Basurto. (Borja López)

Los niños del hospital de Basurto recibieron la visita de Marijaia y el circo

Ane López - Jueves, 23 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

BILBAO. Los niños ingresados en el hospital de Basurto recibieron ayer la grata visita de Marijaia y II Circo Italiano, llenando de sonrisas e ilusión las caras de los asistentes más pequeños.

A la cita también acudieron el pregonero, Zorion Egileor, y la txupinera, Saioa Domínguez, junto con Juan Mari Aburto;la concejala de Fiestas, Itziar Urtasun, y demás representantes del Consistorio bilbaino.

Los niños acogieron emocionados a la gran Marijaia, siendo desde el principio la protagonista principal del encuentro, y aprovecharon el momento para sacarse una foto junto a ella. Este año, a diferencia de otros, fue II Circo Italiano el que consiguió arrancar una sonrisa en las caras de las decenas de asistentes, incluidos trabajadores del hospital y familiares de los niños ingresados;pero sobre todo, de los más txikis, que veían emocionados como payasos, malabaristas, contorsionistas e incluso magos sacaban a relucir sus mejores trucos para amenizar la tan esperada cita anual, dejando boquiabiertos a todos los niños.

Nadie se quiso perder la cita con el circo, por eso, también personas ingresadas de otros pabellones se asomaban a la ventana para ver de primera mano las acrobacias y trucos que llevaban a cabo los italianos. Además, trabajadores que disfrutaban de su día libre se acercaron también a ver el espectáculo. Ese fue el caso de Ianire García, enfermera del hospital, que se acercó con su hija Adela a ver de cerca a Marijaia, y se encontraron con el circo debutante en Aste Nagusia. “Le gusta mucho el circo, aunque los payasos no le han convencido tanto” aseguro la ama, quien subrayó que vecinos de barrios cercanos habían acudido también, atraídos por el novedoso circo.

Después de esperar con ansia la llegada de toda la comisión, la auxiliar de enfermería Irune Marañon admitió que estas visita había gustado mucho a los niños ingresados” y habían pasado toda la semana emocionados, esperando la “novedad que supone que vega el circo a visitarles”. Además, subrayó que este año había sido más bonito, porque realizaron más acrobacias, cosa que gustaba más a los txikis.

Nada pudo aguar la fiesta, ya que todos los trabajadores del hospital, celadores, enfermeros, médicos... estuvieron pendientes en todo momento de los pequeños.

Secciones