Mesa de Redacción

Comando antiamarillo

Por Igor Santamaría - Jueves, 23 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

HASTA 30.000 euros es la multa a la que se enfrentan los catorce identificados, entre ellos un miembro de la Guardia Civil, por quitar los lazos amarillos de las calles de Tarragona, ataviados con pañuelos y ropa oscura con ánimo de pasar como un comando de anónimos héroes del constitucionalismo. Habría debate en si se debe colocar esta simbología que censura, entre otros, el encarcelamiento de los presos políticos soberanistas por el referéndum del 1-O, una denuncia pacífica dentro de los límites de la libertad de expresión. Pero ir arramplando con nocturnidad, premeditación y alevosía por las ciudades para criticar lo contrario es más propio de una kale borroka españolista a la que bien podría aplicársele la ley Mordaza. Si no están de acuerdo con que el independentismo reivindique democráticamente lo que cree un ataque del Estado, que se cuelguen chapas en la solapa o pancartas con su ideario aunque ello no haga sino ahondar más en la confrontación. Pero qué se puede pensar de este grupo de organizado cuando los promotores de estas acciones, como Ciutadans o el PP catalán, se ponen a fletar avionetas para detectar todo aquello que esté manchando Catalunya de amarillo. Se me ocurre que hay también rojigualdas que incluyen el mismo color, por si el daltonismo les confunde y ayuda a despoblar estas banderas en tierra de república. Cuando políticos como Albert Rivera jalean el ojo por ojo, olvídense de la solución bilateral.

isantamaria@deia.eus

Secciones