Optimización y simplicación del proceso

El Hospital Vall d'Hebron acelera el diagnóstico de la Hepatitis C en una sola extracción

El Dr Francisco Rodríguez Frías, jefe del laboratorio de hepatología del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona, durante la presentación drl sistema de detección rápida del virus de la hepatitis C (EFE)

El nuevo protocolo lucha contra el "infradiagnóstico" y ahorra visitas a ambulatorios

El Hospital Vall d'Hebron de Barcelona ha optimizado y simplificado el proceso de diagnóstico del virus de la Hepatitis C (VHC) para los pacientes de la ciudad evitando repetir la extracción de sangre, lo que "ahorra etapas al paciente (de seis a tres), ahorra complejidad a la atención primaria", y evita que haya usuarios que no lo completen, como sucedía en el 50%, además de ahorrar visitas.

Jueves, 23 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 13:48h.

Barcelona. En una atención a los medios este jueves, el jefe del Laboratorio de Patología Hepática de los laboratorios clínicos del Vall d'Hebron, Francisco Rodríguez Frías, ha explicado que el reto actual es el "infradiagnóstico", porque cerca de la mitad desconoce que la tiene, y con este proceso se logra saber la carga viral en días, en lugar de en meses como antes.

Hasta ahora, el médico de primaria pedía una primera analítica y, si se detectaba el virus, había que hacer una segunda extracción para calcular la carga viral y la afectación en el hígado, pero había pacientes que no acudían a ésta o no eran derivados: con este nuevo protocolo se toman ambas muestras y, si se detecta carga, el laboratorio la calcula directamente.

En los cinco primeros meses de implementación del programa se han analizado 387 muestras, de las que el 50% tenía carga viral (193) y, de estos pacientes, el 60% tenía lesión en el hígado: "Si no se hubiera implementado este procedimiento, probablemente la mitad de los pacientes se habrían quedado sin diagnosticar".

El proceso era "como una carrera de obstáculos", y este protocolo surgió de una idea sencilla que, además, ahorra visitas en atención primaria, por lo que se extenderá a toda Catalunya, ha explicado Rodríguez, que ha observado que se podría implementar en otras enfermedades, como otras hepatitis.

"La enfermedad era muy lacerante y complicada hasta hace cinco años", y los avances en este periodo han logrado que se cure en semanas el 95% de los casos con pastillas antivirales, por lo que los enfermos que ya estaban detectados en Catalunya ya han sido tratados.

"A día de hoy, el problema es conocer a la gente que está enferma" y realizar el diagnóstico completo, por lo que los expertos del Vall d'Hebron vieron necesario optimizar el recorrido entre el laboratorio del hospital (que realiza analíticas de toda Barcelona) y los ambulatorios para simplificarlo.

Tras detectar la carga, el laboratorio recomienda al médico del ambulatorio que derive directamente al paciente al centro hospitalario, con lo que en total se ha ahorrado la visita en la que habría comunicado al paciente que era positivo, la segunda extracción de sangre, y una siguiente visita en la que se derivaría.

FIBROSIS Y CIRROSIS

La hepatitis C es una enfermedad causada por el virus VHC y afecta sobre todo al hígado, y aunque en las primeras fases la enfermedad no presenta síntomas, el diagnóstico temprano evita que la carga viral aumente y tenga más consecuencias negativas: "A veces, los pacientes llegan al especialista por casualidad, cuando ya están en fases muy avanzadas, con fibrosis o, incluso, con cirrosis".

Se estima que el 1,2% de la población en el Estado se ha infectado con el VHC (unas 550.000 personas), de las que el 50% presentan el virus activo (infección crónica), y se calcula que el 60% de estos desconocen que tienen el virus, lo que aumenta las consecuencias y la infección a otras personas.

Secciones