golf

Rahm paga dos malos días en New Jersey

Jon Rahm, con gesto de resignación ayer en New Jersey. (Foto: Afp)

El de Barrika no encuentra su mejor versión y se queda fuera del corte en The Northern Trust

Roberto Calvo - Sábado, 25 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

bilbao - Jon Rahm no guardará un buen recuerdo del Ridgewood Country Club de New Jersey donde ha vivido dos malos días que le han dejado prematuramente fuera de The Northern Trust, el primer playoff de la FedEx Cup. El de Barrika no ha pasado el corte por tercera ocasión en este año después del US Open y el British Open, aunque este mal resultado le pasará escasa factura porque la semana que viene le espera el Dell Technologies de Boston para la segunda parada de la serie de torneos que decide el ganador del circuito americano y a él llegará posicionado entre los 20 primeros del PGA Tour.

Era complicado darle la vuelta a los cuatro sobre par de la primera jornada y Rahm se quedó en el intento. Tampoco fue buena señal iniciar su recorrido de ayer, de nuevo, con dos bogeys consecutivos en el 9 y el 10. El vizcaino no ha tenido buenas sensaciones en el Ridgewood CC y eso se ha reflejado en un juego no demasiado preciso de tee a green y lastrado por la dificultad para embocar putts de media distancia, quizás el aspecto de su juego que más tendrá que afinar para las próximas citas de su calendario.

Dejándose de nuevo golpes asequibles por el camino, era complicado pensar en la remontada porque la confianza quedó muy tocada. Los birdies conquistados en el 17 y el 1 fueron tardíos y sirvieron de poco porque sus esperanzas fueron sepultados por un doble bogey en el hoyo 4 en el que gastó cinco golpes en torneo al green para acabar embocando. Los cuatro hoyos que faltaban fueron intrascendentes porque Jon Rahm había entregado la toalla en un torneo que ha estado muy lejos de colmar sus aspiraciones. Ese puesto 112 no se corresponde en absoluto con su calidad, pero es la consecuencia de que las cosas no hayan funcionado en New Jersey.

El liderato provisional al cierre de esta edición era para el sorprendente estadounidense Jamie Lovemark, un jugador sin victorias en el circuito que llevaba diez bajo par y sentía el acoso del australiano Adam Scott, con -8. En la batalla por la Ryder Cup, Rafa Cabrera pasó el corte y mantiene sus aspiraciones de firmar otro buen resultado y entrar por derecho propio en el equipo europeo. Phil Mickelson, que llegó a liderar la jornada, también quiere convencer a su capitán.

Secciones