Urdaibai saca músculo

La trainera bermeotarra, la mejor de la primera a la última palada en la Bandeira de Moaña mientras Hondarribia se tiene que conformar con ser sexto y empieza a despedirse de la liga

Jokin Victoria de Lecea - Domingo, 26 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

BILBAO. Urdaibai siempre levanta la cabeza. Apisonadora en los buenos momentos y con una grandísima fortaleza en los no tan buenos. Los bermeotarras no estuvieron acertados en los últimos fines de semana. Agosto no ha sido un mes sencillo para ellos y la Bandera de Zarautz fue la guinda, escoció más de lo normal. Pero ayer en Galicia las pequeñas dudas que se pudieron crear fueron despejadas de un plumazo. La embarcación del inicio de la temporada volvió. No hubo rival. Fue la mejor en la salida, en la parte media y en la txanpa final. Líder desde la primera palada a la última y ganando cada uno de los largos. Urdaibai sacó músculo y dio un golpe que puede ser definitivo en la lucha por la Eusko Label Liga.

Mientras, la cuadrilla preparada por Joseba Fernández disfrutaba en Moaña, Hondarribia se hundió en la calle cuatro, probablemente la peor del día. Los hondarribitarras no encontraron la salida al laberinto donde quedaron encerrados y acabaron en sexto lugar.

El ritmo de crucero de la Bou Bizkaia estuvo fuera del alcance del resto de las tripulaciones. Los bermeotarras abrieron un ligero hueco con su poderosa salida y Zierbena y Orio tiraron de sufrimiento para no quedar descartados a las primeras de cambio. Hondarribia no tuvo su día. El largo de vuelta era un martirio en la calle cuatro, pero en el de ida los hondarribitarras ya quedaron rezagados. Demasiado lejos de la cabeza y más preocupados de taponar el goteo de puntos que de la bandera. Los entrenados por Mikel Orbañanos fueron toda la regata en la cola de la tanda y acabaron siendo superados por Santurtzi y Ondarroa, que hicieron un grandísimo papel desde la segunda tanda.

Sin su rival más directo en las inmediaciones, Urdaibai se vino arriba. Su primera ciaboga fue perfecta y a partir de ahí aumentaron al máximo la potencia de su motor. La Bou Bizkaia empezó a subir de velocidad y Orio y Zierbena quedaron completamente clavados. Los bermeotarras disfrutaron. Desde las primeras paladas había cogido su remada y las buenas series se enlazaban una tras otra. La diferencia no paró de crecer en ningún momento. Solo en los metros finales se relajaron ligeramente los remeros patroneados ayer por Eneko Bilbao. Lo hicieron cuando ya vieron confirmada la victoria. Fue una txanpa final triunfal, en la que pudieron gozar del momento y ganar una bandera que refuerza los ánimos del grupo antes de la semana más esperada del año.

En la proa de la regata apenas hubo batalla, Urdaibai vivió una regata llena de paz, sin adversarios amenazando codo con codo. Pero eso no evitó que la regata estuviera exenta de lucha. Orio, montaña rusa esta temporada, tuvo uno de sus días buenos y se colocó en la segunda posición. Tras un primer largo a la estela de Zierbena, los aguiluchos apretaron en la vuelta y se colocaron detrás de Urdaibai. Pero los galipos tienen claro su guion en las regatas. Saben lo que tienen que hacer, sus virtudes y defectos. Los entrenados por Juan Zunzunegui viven con la confianza de la victoria reciente y no se pusieron nerviosos. Esperaron su momento, mantuvieron su ritmo y aprovecharon su resistencia final para darle la vuelta a la situación. En el último largo, Orio dijo basta y Zierbena cruzó la meta en segundo lugar.

LUCHA POR EL DESCENSO

La habitual tensión del descenso aumentó enormemente ayer. A dos jornadas para el final, cuando cada punto es oro y el error no está permitido, el baile de la centésimas fue lo más apretado posible. Tirán consiguió quedar tercero en una primera tanda que ganó Kaiku, que fue finalmente séptimo, y tuvo que esperar a las siguientes mangas para ver si metía más de un punto a San Juan, su rival por eludir el descenso directo. En esa lucha, los de Moaña lograron calcar el tiempo de Cabo y ni la foto finish pudo desempatar a los dos botes gallegos, lo que hizo que ambos acabaran en décimo lugar, dando tres puntos a Tirán. Así, de cara a la última jornada, los sanjuandarras deberán defender dos puntos para salvarse, aunque el empate les perjudica.