Aste Nagusia, se quiera o no, ha generado su impacto en la plantilla rojiblanca

“La imagen es la del club”

Berizzo pide a sus jugadores ser “cuidadosos” en su comportamiento en víspera de un partido “exigente”

Pako Ruiz - Lunes, 27 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

bilbao - Pues resulta que hay fútbol. Se entiende que es lo que interesa al personal, pero los días previos a la segunda cita consecutiva del Athletic en San Mamés han transcurrido por derroteros que superan el matiz deportivo. La actualidad manda y está ha asomado al margen del verde. Aste Nagusia, se quiera o no, ha generado su impacto en la plantilla rojiblanca y ciertamente este no ha sido lo positivo que se esperaba. La noche del martes al miércoles, en la que la plantilla celebraba una cena en plenas fiestas bilbainas, ha dejado su huella a través de las redes sociales con motivos de los ya virales vídeos que han protagonizado Aritz Aduriz e Iñaki Williams, el de este más acentuado por el argumento del mismo en sus pocos segundos de duración. Eduardo Berizzo, el entrenador, no ha sido ajeno a la polémica y le ha tocado gestionar una minicrisis interna que le ha llegado, como al resto del mundo athleticzale, de forma repentina e imprevista. El argentino, como era de esperar, fue cuestionado ayer sobre ello, en víspera del duelo de esta noche frente al recién ascendido Huesca, y tiró de un discurso sereno, hasta reconciliador, con el fin de no echar más gasolina al fuego desatado.

“Son cuestiones donde lo privado se mezcla con lo público y en la delgada línea que lo divide no quisiera ser irrespetuoso. Cuando acontece la vida privada de los futbolistas yo, como entrenador, no opino”, explicó el de Cruz Alta, que, no obstante, matizó que sus futbolistas sí deben ser “cuidadosos con su comportamiento público” porque “la imagen que trasciende es la del club”. “Hemos abordado este asunto en la intimidad, a nivel club y a nivel equipo y así se quedará, porque soy muy respetuoso de la vida privada de los demás y mucho mas la de mis futbolistas, además de dedicarle el tiempo y las palabras precisas para no hacer de esto un tema mayor. Ya han hablado ellos mismos y, en el caso de Williams, ha manifestado su posición de arrepentimiento. Es algo noble y de destacar”.

En este punto, Berizzo quiere centrarse en lo meramente deportivo. Toca pasar página, sin más. Y así lo asume el grupo, que esta mañana, al igual que ocurriera una semana atrás, se ejercitará en Lezama horas antes de recibir al cuadro oscense, que se presenta en Bilbao por primera vez en su historia en partido oficial y que lo hace después de vencer en su estreno en Primera División en Eibar. El argentino, se deduce, probará con el once que saldrá a escena esta noche y en el que se intuye algún retoque respecto al que compareció en el debut del curso frente al Leganés, saldado, como se conoce, con un triunfo sobre la bocina gracias al tanto de Iker Muniain. Una de esas novedades tendrá lugar en la zona ofensiva debido a la baja por lesión de Aduriz, que obligará al entrenador a ajustar su idea. No dio muchas pistas, porque mencionó la opción de Williams de nueve e, incluso, se refirió a un doble punta con Raúl García, o con un Susaeta más centrado. Son varias las opciones que se manejan, aunque todo apunta a que Williams será el sustituto natural de Aduriz, mientras la duda queda en la presencia de Raúl García o Córdoba en banda.

gestión del partido El Athletic espera a un Huesca que no arriesgará y que de inicio dejaría la iniciativa del juego a los leones, en los que repetirá Unai Simón bajo palos, por lo que Alex Remiro, en tanto no resuelva su situación contractual con el club, repetiría en la grada, un marrón que requiere cierta delicadeza. En el eje defensivo no se detectan cambios una vez que la presencia de Iñigo Martínez debe esperar en el tiempo y acaso se podría dar una posible apuesta por Ander Capa en detrimento de Óscar de Marcos, sustituido por el portugalujo en la jornada inaugural, y tampoco se vislumbran movimientos en la parcela ancha, con Dani García como ancla y sostén de Unai López y Muniain, encargados de acaparar la posesión. Ese es el plan, otra cosa es que tenga el efecto buscado, ya que los rojiblancos necesitan más frescura y solvencia que siete días atrás.

Berizzo se pone alerta frente al Huesca, que se presenta con piel de cordero, y exige al colectivo “mucha paciencia y precisión” en el objetivo de romper la muralla que aplicará su paisano Leo Franco. “Es un equipo peligroso, que defiende bien, se agrupa y sale a la contra con futbolistas de banda de buena técnica. Tienen un delantero de referencia y otro que vive de sus dejadas. Será un partido de paciencia para encontrar la mejor opción, no la primera”, subrayó el argentino, que no diagnostica una plusvalía emocional en el Huesca por su triunfo en Ipurua respecto a la que pueda tener el Athletic: “A nivel de motivación, de actitud y de asumir riesgos debemos enfrentarnos de la misma manera al Huesca y al Real Madrid. No hay un escalón por debajo del nivel máximo de preparación”.

Lo cierto es que el Athletic debe dejar para consumo interno los mencionados sucesos en Aste Nagusia y poner todos sus sentidos en un partido que no resultará cómodo y en el que debe recurrir a su mejor versión para encadenar dos victorias y sacar músculo en la tabla.