María Ipiña Pintora que exhibe sus obras festivas en el Melia

“Quería una Marijaia que resurgiera como una sirena”

La pintora María Ipiña.

La pintora María Ipiña expone una colección de cuadros de arte naíf con motivos festivos como protagonistas en el Hotel Meliá hasta el 2 de septiembre

Iñaki García - Lunes, 27 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

BILBAO - Salir de la zona de confort nunca es una tarea fácil. María Ipiña decidió dejar atrás su puesto en el restaurante bilbaino Passarella y zambullirse en el mundo del arte. Y nunca mejor dicho, porque una de sus pasiones es el mar, elemento que envuelve sus creaciones. Tras lanzar una serie de colecciones de moda, actualmente está embarcada en su exposición de arte, Pasión de sirena.

¿De dónde viene el tema del mar?

-Soy buceadora y me encanta navegar. El mar es lo que inspira para crear, es mi canal de comunicación. Los peces me fascinan, encuentro en ellos la forma de contar todo lo que siento, las cosas que me emocionan y las que me llaman la atención.

¿Buscó inspiración en Inglaterra?

-Estuve unos meses en zonas de la costa inglesa y visité muchas galerías de arte enfocadas al mar. Tras unos meses regresé a Bilbao, entonces la inspiración tomada comenzó a salir de dentro y le di forma.

¿Y la adaptó a la Marijaia?

-Todo lo que creo es a través de los peces. El último día de fiestas quemamos a Marijaia y parte de sus cenizas acabarán en el mar. Quería crear una Marijaia que resurgiera convertida en sirena. Aparte, la veo preciosa vestida de sirena. Al volverse un animal marino, sus acompañantes son peces que los he convertido en los personajes característicos de las fiestas: el pregonero y la txupinera. Y motivos, como el deporte rural, que es cultura e identidad vasca;la gastronomía;o el Gargantúa, como un tiburón.

Hay más temas en sus obras.

-Tenemos un cuadro que es Vamos de jaia, que son todas las sardinitas que simbolizan a la gente al salir del metro hacia El Arenal. Otro con la explosión de los fuegos artificiales que quería simbolizar la diversidad cultural, ya que se junta gente de todas las edades y culturas mirando al cielo.

¿Es Aste Nagusia su musa?

-Totalmente. Todo lo que rodea esta colección es sobre las fiestas. En los cuadros he querido reflejar cómo es posible pasarlo bien en los espectáculos o en el Gargantúa. Al final todos los niños tienen que pasar por ese personaje aterrador, que suponía una prueba de fuego antes de convertirte en un auténtico bilbaino.

Pero este año le toca estar pendiente de la colección.

-Está abierta este mes y hasta el dos de septiembre. Mis fiestas han girado en torno al Hotel Meliá atendiendo a amigos o a gente que quiera recibir explicaciones sobre las creaciones.

¿Cómo definiría el arte naif?

-Es autodidacta. Se ha visto mucho en pintura, en collages. Por su inocencia, el colorido y los materiales las obras evocan mucho a la infancia. Además, intento representar escenas cotidianas de Aste Nagusia, que en este tipo de arte lo cotidiano es algo que se refleja mucho.

¿Qué le hubiera gustado realizar en fiestas que haya sido imposible?

-Estar aquí es un regalo para mí . No supone un esfuerzo. He trabajado en hostelería durante Aste Nagusia y sé lo que es trabajar duro.

¿Qué es para usted Aste Nagusia?

-El momento del reencuentro, sobre todo con muchos amigos que hace tiempo que no veo. Y siempre hay planes para hacer, tanto si te gusta la noche como el día. Es una ciudad que está muy viva estos días.

El nombre Sueños en la exposición evoca a magia e ilusión.

-Me han preguntado si el nombre es por mí, como buceadora, pero no, es por Marijaia. Yo bajo el agua soy un pez globo.

¿Qué materiales ha usado?

-De todo tipo, desde la maquinaria de un reloj antiguo hasta acero o cobre. También bujías, tornillos y arandelas.

Devuelve a la vida a los objetos.

-Sí, a muchos elementos cotidianos que tenemos en casa los intento convertir en los vestidos de los peces. Unirlos y crear formas.

En el fondo suele reflejar el mar.

-Hay muchos cuadros en los que intento evocarlo, aunque también en el ambiente en los que están expuestos, cuya iluminación es azul, es como una pecera.

Secciones