MESA DE REDACCIÓN

Falta de memoria

Asier Diez Mon - Lunes, 27 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

CURIOSO país. Los que quieren entrar a toda costa y posan sonrientes con banderas españolas cuando lo consiguen, son devueltos a Marruecos al día siguiente. Mientras, los que se quieren ir en Catalunya son considerados golpistas, no les dejan celebrar una consulta legal y la Policía, las mismas fuerzas que impiden la entrada desde el sur, los encierra como quien corta un dedo a un esclavo con la esperanza de que desista de su obsesión por huir pero pueda seguir trabajando. Con ese despliegue de fuerzas de seguridad al norte y al sur no es extraño que el Gobierno afirme que el aumento de accidentes de tráfico es fruto de la falta de policías en la carretera. En otro orden de cosas, a una parte del país, más grande de lo que uno se puede imaginar, le parece normal que el dictador esté enterrado con todos los honores en un mausoleo construido en régimen de esclavitud por soldados que se enfrentaron al general fascista. Los que se oponen creen que la exhumación reabrirá heridas, obviando que, entre otras cosas, es la existencia de ese lugar la que alimenta que siga habiendo nostálgicos de la dictadura a pesar de que muchos de ellos no vivieron junto al yugo y las flechas oprimiendo a los que pensaban diferente. Ligan la unidad de su España a la figura de un personaje y una ideología que el resto quiere que caigan en el olvido. Y la resistencia a pasar página es la que divide, lo que impide, junto a otras cuestiones, que se sientan cómodas las otras partes del puzle y quieran alejarse.

Secciones