La desacertada gestión de las sustituciones

Ander Iturraspe recibe instrucciones antes de saltar al campo. (Pablo Viñas)

Se entiende que es de manual no efectuar un cambio cuando a tu equipo le toca defender un córner y ahí comenzó el principio del fin

Martes, 28 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

bilbao - Se detectan matices que cambian el sino de un partido en un abrir y cerrar de ojos. El más llamativo sucedió a los 71 minutos, cuando Ander Iturraspe, que se estrena este curso, compareció en el campo en el lugar de Córdoba, que no estuvo muy afortunado. Un movimiento táctico que cree necesario el entrenador, pero resulta que se produce cuando al equipo le toca defender un córner. En estas situaciones el manual sugiere no mover el banquillo, por ese puntito de trastorno que puede ocasionar en los tics defensivos de cada futbolista. Eduardo Berizzo no lo vio así y no compartió ese riesgo, pero lo cierto es que en esa acción nació el tanto de Jorge Miramón, con un fuerte disparo desde el borde del área. Sea o no casualidad, el lateral derecho del equipo oscense se aprovechó de ese pequeño desajuste para sorprender a Unai Simón, un pelín descolocado y tapado por varios de sus compañeros.

La entrada de Iturraspe, además, no surtió el efecto que buscaba Berizzo, que curiosamente hizo mención al desgaste que apreciaba en Dani García, quien de forma un poco contradictoria no fue el sustituido. El de Matiena no lució inspiración y a los dos minutos vio la amarilla tras un pérdida suya evitable. Iturraspe, Dani García y Raúl García coincidieron en la medular y el equipo no supo tapar las vías de aguas que le llegaban fruto de la valentía de Leo Franco, que tiró de sus bajitos Ferreiro y Chimy Ávila para romper el entramado rojiblanco. Y así fue para desesperación de San Mamés.

Secciones