‘110 años, 110 obras’

“Me gustan esas manos estilizadas, casi deformadas y alargadas”

Julio César Martínez escoge ‘San Francisco en oración ante el crucificado’ de la colección ‘110 años, 110 obras’

Asier Carnero - Martes, 28 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 10:43h.

BILBAO. El leonés residente en Asturias, Julio César Martínez, visitó hace unos días la exposición 110 años, 110 obras en el Museo de Bellas Artes de Bilbao. Martínez ya estuvo con anterioridad en la capital vizcaina, pero nunca se le había ocurrido visitar la pinacoteca. Según comentó a DEIA, “es la primera vez que vengo al Museo de Bellas Artes de Bilbao. Ya había estado en la villa en anteriores ocasiones, pero entonces solo visité el Guggenheim”.

El leonés se plantó en Bilbao precisamente para visitar la espectacular colección de la galería por el 110 aniversario del museo. “Vengo ahora porque leí un artículo sobre esta exposición en una revista. Me pareció muy interesante y no podía dejar pasar la oportunidad de ver estas obras con mis propios ojos”, explicó Martínez.

El museo junta en dos salas una gran parte de la historia del arte, que se condensa para un mayor disfrute de los cuadros y esculturas en menos tiempo. Conforme indicó Martínez, “he comenzado a ver la exposición hace escasos diez minutos, pero tengo que reconocer que lo que he visto hasta ahora me está gustando mucho porque las 110 obras engloban la pintura desde el siglo XIII hasta las épocas más contemporáneas”.

De entre todos los cuadros expuestos en el museo, Martínez eligió el lienzo San Francisco en oración crucificado del artista El Greco como uno de sus favoritos. El leonés destaca que lo que más le gusta de esta obra es “su forma de pintar, esas manos estilizadas casi deformadas y alargadas, los colores oscuros y el tenebrismo que se refleja en el fondo”. Además, este lienzo guarda relación con algunos de los protagonistas de la Biblia. “Esta obra está ligada a pinturas de apóstoles”, exclamó Martínez. 

Julio César Martínez es un experto en arte y cultura y aprovecha siempre sus vacaciones para visitar museos en los que poder admirar y disfrutar de grandes colecciones de arte. Según explicó, “he visitado museos por todo el mundo. He estado en el Guggenheim de Nueva York, en casi todos los museos de Londres y en muchos otros”.

El autor Doménikos Theotokópoulos (El Greco) nació en Candía (Creta) en el año 1541 y murió en Toledo en 1614. En la capital de la isla de Creta recibió su primera formación como pintor de iconos. Trabajó en Venecia y después en Roma, donde fue protegido del cardenal Alejandro Farnesio. Atraído por los grandes conjuntos decorativos de El Escorial, se trasladó a España en 1577 y se instaló definitivamente en Toledo, donde vivió rodeado de un ambiente culto, refinado y fue allí donde logró realizar sus mejores obras.