Mesa de Redacción

La culpa fue del chachachá

Por Jontxu García - Martes, 28 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

VA a resultar que no es Sevilla la que tiene un color especial como decía la insufrible canción de Los del Río sino el Palacio de La Moncloa. Si no que me expliquen cómo puede ser que en dos meses el Gobierno Sánchez haya pasado de ir a recibir a los inmigrantes del Aquarius al puerto de Valencia a mandar de vuelta en una devolución en caliente, aunque en diferido, oiga, a los 116 inmigrantes que saltaron el miércoles la valla de Ceuta. Si es que cuando quieren hay que ver lo diligentes que pueden llegar a ser. En pleno agosto lograron que un algún avezado lograra rescatar del fondo de un cajón un acuerdo que firmó en 1992 el exministro del Interior José Luis Corcuera, sí, el mismo de la patada en la puerta, con las autoridades marroquíes y que, si Marruecos aceptaba a los inmigrantes, se les podía repatriar hasta en diez días. No ha hecho falta. En menos de 24 horas, consiguieron que el Gobierno de Rabat aceptara a los pobres subsaharianos -los mismos que el día anterior se fotografiaban eufóricos con una bandera española ensangrentada por las calles de Ceuta- de vuelta a su territorio, identificaran a los mismos y comprobaran que no son menores de edad, lograran un traductor, tuvieran una asistencia letrada y los montaron en un autobús. Vuelta a empezar, que aquí paz y luego gloria. Como decía la letra de Gabinete Caligari, la culpa fue del chachachá que les volvió caraduras por la más pura casualidad.