tras Aste Nagusia

El robo de móviles dispara la duplicación de las tarjetas

Tras Aste Nagusia, las tiendas telefónicas tramitan más duplicaciones de tarjetas. (Oskar González)

Durante Aste Nagusia las oficinas de las operadoras telefónicas triplicaron en varios casos su gestión En fiestas fueron recogidos 474 objetos perdidos o sustraídos, en su mayoría móviles, carteras y llaves

Laura Fernández - Miércoles, 29 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

BILBAO. Se está volviendo tradición que la semana posterior a Aste Nagusia, incluso la misma semana de fiestas, las tiendas telefónicas se abarroten de clientes a causa de las sustracciones de móviles que ocurren en la fiestas bilbainas.

Durante la recientemente terminada Aste Nagusia se recogieron casi 500 objetos en el punto de Objetos perdidos y hallazgos instalado en las dependencias policiales del Ayuntamiento de Bilbao. Entre esos elementos sustraídos, la mayoría fueron teléfonos móviles, carteras y llaves. A raíz de ello, esta semana, las diferentes compañías telefónicas no dan a basto con las duplicaciones de tarjeta. “Todos los días de la semana pasada, a las 10.00 de la mañana, había gente esperando fuera de la tienda porque les habían robado el móvil. Hemos atendido a unas diez personas diarias por el mismo tema”, comentó ayer Belén, una de las trabajadoras de la tienda Orange en la calle Buenos Aires.

Lo que vivió Belén durante estas fiestas nunca lo había visto. “Ha sido una barbaridad”, cuenta. “La gente joven lo lleva en el bolsillo de atrás, sobre todo las chicas, y así es muy fácil robar”, narra, pero además, también dice que a algunas de sus clientas les robaron el móvil mientras estaban hablando por teléfono: “De esos robos también hay bastantes, y no es que estés descuidado o que no guardes bien el móvil, porque lo estabas usando, por eso hay que tener precaución”, aconseja.

Generalmente, las víctimas de los robos acuden a sus compañías a que les realicen duplicados de tarjeta para conservar el mismo número de teléfono y así, automáticamente, dejar bloqueada la anterior tarjeta.

Eso mismo es lo que decidió hacer ayer Diva Carlota Ondo, una bilbaina de 38 años a la que el pasado domingo le robaron el teléfono móvil. “Estábamos cenando tranquilamente en la terraza del Mercado de La Ribera cuando vino un hombre y en medio segundo se lo llevó”, relata esta mujer que no es la primera vez a la que le sustraen el smartphone. Y añade: “Me di cuenta porque me giré y cuando se fue, le vi pasar y andar demasiado rápido”. Fue entonces cuando Carlota miró en su bolso, pero el móvil ya no estaba. “Fue un robo muy limpio”, acepta, quien además cree que “esta gente ha hecho el agosto sin duda”.

Además, Ondo admite estar siempre en alerta, “con cuatro ojos”, porque no es la primera vez que se lleva un susto por estas causas. El año pasado le tocó a su madre, de 62 años. Recién operada de la vista fue víctima de un robo: “Al día siguiente de entrar en quirófano le tiraron al suelo, la arrastraron y le robaron la mochila. Le hicieron tanta avería que estuvo tres meses bastante mal”, recuerda. Se consuela al saber que los robos de móviles generalmente no conllevan tanta agresividad. “En mi opinión, las zonas en las que más robos hay es en el Casco Viejo y en San Francisco y Bilbao La Vieja. Salen de dos en dos, se arreglan entre ellos, observan muchísimo y eligen a sus víctimas”, dice.

Desde la tienda de Vodafone, ubicada en la calle Buenos Aires, también percibieron el incremento de clientes durante las jornadas festivas. “Tenemos en la puerta un contador de las personas que entran a la tienda y la verdad es que lo sabemos a ciencia cierta”, comentan algunos trabajadores. Por eso, afirman que si durante un día normal suelen hacer dos duplicaciones de tarjeta, la semana pasada hicieron entre seis y siete. “Ha sido más o menos parecido a los años anteriores, pero sí que es verdad que este año hemos notado un ligero aumento de las personas que han solicitado una duplicación de tarjeta”, cuenta Eder, trabajador del establecimiento telefónico.

Robos también en las terrazas

“La mayoría de nuestros clientes nos ha contado que se los han robado en txosnas. Cuando fueron a coger el móvil ya no lo tenían encima. Lo que nunca habíamos escuchado es que los robos también se daban en las terrazas de los bares y restaurantes, algo que antes no ocurría y este año hemos tenido gente a la que le ha pasado así”, comentan. Los robos de smartphones están a la orden del día y no solo en Aste Nagusia. “Se está notando muchísimo el aumento de robos, pero también en eventos como el BBK Live o incluso en la cabalgata de los Reyes Magos”, dicen desde Vodafone. Por su parte, en Yoigo admiten que duplicaron tarjetas “sin parar”. “Ha sido exagerado. El primer fin de semana los ladrones ya empezaron a actuar, porque vinieron algunos clientes con esa petición. A partir del lunes siguió paulatinamente y según se acercaron los últimos días de fiesta, todo fue en aumento”, comentó una de las trabajadoras de esta compañía.

En las tiendas telefónicas consultadas por DEIA cuentan que la víctima perfecta es una mujer joven: “Generalmente son las que llevan el móvil en la parte de atrás del pantalón y así es mucho más fácil”, opinan.

Secciones