Nuevos sustitutos

Las novedades también llegan a las labores de intendencia

El club tiene que cubrir varios puestos tras los masivos despidos de mayo

R. Calvo - Miércoles, 29 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Bilbao. Nada va a ser igual a partir de ahora en el Bilbao Basket. Ayer, en el inicio de una nueva temporada, se echaron en falta muchas caras conocidas, la de toda esa gente que desde el segundo plano ayudó a crear, alimentar y mantener el alma del proyecto. Lo mismo que muchas películas les salvan los secundarios al Bilbao Basket le han mantenido a flote durante estos últimos años los secundarios, que el pasado mes de mayo fueron despedidos de forma fulminante bajo el paraguas del proceso concursal y con unas maneras que no han gustado a la mayoría de ellos, cuya relación con el club, que se remonta en algunos casos a muchos años, aún no han resuelto de forma satisfactoria y ha provocado que llegue a los tribunales.

Solo se mantiene en su puesto el doctor Javier Gil y a todos los demás ha habido que buscarles un sustituto, lo que no resulta sencillo cuando el club tiene muy poquito que ofrecer desde el punto de vista económico y exige, a cambio, la incondicional dedicación, incluso por encima de sus atribuciones, que tenían los despedidos. Además de un nuevo cuerpo técnico, el Bilbao Basket tenía ayer nuevo preparador físico, nuevo fisioterapeuta, nuevo delegado, nuevo encargado de material, nuevo responsable de prensa... Pero no todos ellos van a estar a tiempo completo ni tienen claro en qué condiciones van a realizar su trabajo.

El trabajo de intendencia, invisible pero imprescindible, también tiene mucho que ver en cómo funcione un grupo y en eso también el Bilbao Basket tiene que empezar de cero. Hay que tejer nuevas relaciones de confianza, nuevos modos de hacer un trabajo ágil y eficaz que ayuden a que el grupo avance donde resulta prioritario: en la cancha. Lo anterior duró casi veinte años y estalló por todas partes de forma que muchos se han sentido, con razón, injustamente tratados. Ayer se vio a mucha gente en El Fango dispuesta a arrimar el hombro en estos tiempos complicados, pero todo pareció provisional. La pretemporada marcará el punto de inflexión en la construcción de un nuevo Bilbao Basket. Los que ayer no estaban dejaron el listón muy alto.