PSOE y Podemos estudian suprimir el copago al pensionista

PP y C’s se sondean para utilizar su mayoría en la Mesa del Congreso y dilatar la reforma que dejará sin veto al Senado

DEIA - Miércoles, 29 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

BILBAO. Delegaciones del PSOE y de Unidos Podemos se reunieron ayer en el Congreso de los Diputados para abordar la derogación de los decretos de austeridad del expresidente Rajoy con vistas a lograr un acuerdo sobre el techo de gasto presupuestario. En las negociaciones, que avanzan a buen ritmo, Unidos Podemos quiere la derogación de los decretos del gasto sanitario (el copago farmacéutico incluido), el gasto educativo (las becas y los ratios de alumnos por aula), y los recortes en la dependencia. En total, unos 10.000 millones de euros. En la reunión de ayer, en concreto, el Gobierno español se comprometió con Podemos a estudiar la eliminación del copago farmacéutico para los pensionistas. Así lo informó la portavoz adjunta de Unidos Podemos en el Congreso, Ione Belarra. “Los pensionistas no pueden volver a pagar por medicamentos que ya han pagado con sus impuestos. Es una cuestión que el Gobierno debe aceptar, es una aberración lo que hizo el PP. El poder haber trasladado esta propuesta supone que estamos avanzando”, dijo.

En la reunión, que se extendió más de tres horas, Podemos y el Ejecutivo también trataron la universalidad de la sanidad y la posible creación de un grupo de trabajo para desprivatizarla. Los dos partidos ya acordaron una reforma de la Ley de Estabilidad para eliminar el veto del Senado al techo de gasto. El Gobierno español pretende orillar la capacidad de veto del Senado, controlado por el PP. Pero la iniciativa legislativa presentada por PSOE y Unidos Podemos se va a topar con las maniobras dilatorias del PP y C’s. Con mayoría en la Mesa del Congreso, podrían negarse a tramitar la reforma por la vía de urgencia para tratar de retrasarla al máximo o, incluso, desactivar los planes del presidente. Los contactos ya han empezado. Sin embargo, Sánchez avanzó ayer su predisposición a presentar su proyecto de Cuentas en noviembre. Si todo discurriera por los cauces habituales, el Gobierno podría culminar su tramitación en febrero de 2019. El líder de C’s, Albert Rivera, censuró que Sánchez cambie las reglas de juego “a medio camino”. Calificó la jugada de “cacicada” y afirmó que respetar el papel del Senado es de “sentido común”.