contrato vigente hasta el 30 de junio de 2020

La espera de Beñat

Beñat se esfuerza en un entrenamiento en Lezama ante la mirada de Eduardo Berizzo (Juan Lazkano)

El centrocampista, fuera de las dos primeras convocatorias, no saldrá del Athletic pese a su actual ostracismo y confía en convencer a Berizzo. Alavés y Girona le habrían sondeado

Pako Ruiz - Jueves, 30 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Bilbao. Es uno de los damnificados por el nuevo proyecto liderado por Eduardo Berizzo. Beñat Etxebarria (Igorre, 19 de febrero de 1987) experimenta un nuevo rol en el Athletic. Un papel extraño para un futbolista que desde su retorno a casa, cinco años atrás procedente del Betis, ha gozado de un protagonismo importante en el equipo, salvo bajones puntuales. Asume que le toca gestionar un momento más delicado, una vez que el técnico argentino le ha relegado al ostracismo en las dos primeras jornadas recorridas de liga, con su presencia en la grada en los duelos ante Leganés y Huesca por motivos técnicos, lo mismo que ha ocurrido en los casos de Remiro, Balenziaga, San José y Sabin Merino. El pasado lunes se llevo un nuevo chasco, cuando en la lista de convocados no figuró su nombre y sí el de Mikel Rico, otro centrocampista, lo que retrata el papel residual que juega hasta la fecha.

Beñat, sin embargo, admite la espera a la que se ha visto abocado. Con contrato vigente hasta el 30 de junio de 2020, cuando tenga cumplidos ya los 33 años de edad, el centrocampista no se ha planteado su salida del conjunto rojiblanco pese a su actual condición de suplente y a la idea que tiene hoy en día Berizzo, que ha dado galones a Dani García y al mismo Unai López, aunque este no completara minuto alguno frente al Huesca. La situación por la que atraviesa el arratiarra no ha pasado desapercibida lejos de Bilbao y son varios los clubes los que han sondeado su disposición a sopesar una posible marcha en este mercado de verano. El futbolista no ha querido profundizar en esos contactos iniciales aún consciente del interés que había despertado en el Alavés, donde milita su excompañero Ibai Gómez, pero la entidad gasteiztarra, ante el no del rojiblanco, se ha detenido en la opción de fichar a Radoja, del Celta. El Girona de Eusebio había sido otro de los conjuntos que habían manejado la posibilidad de negociar una cesión con Ibaigane.

Al margen de los movimientos en los despachos, Beñat no saldrá del Athletic salvo que se dé un giro radical en las próximas 48 horas, escenario que no se contempla, aunque en el fútbol no se puede dar nada por seguro. El 7 de los leones, que se encuentra a un solo partido de alcanzar los 200 oficiales con el Athletic, está convencido de que puede revertir su actual situación y conoce que Berizzo, que solo ha dado el visto bueno a las salidas de Vesga, Etxeita y Andoni López, cuenta con él a pesar de quedarse fuera de las dos primeras convocatorias del curso. El entrenador le habría comunicado que tendrá su oportunidad y que valora su calidad y su trayectoria, pero que tiene otros compañeros por delante en este arranque de campaña.

poco regular Beñat, que ha participado en siete de los diez amistosos que han disputado los rojiblancos en pretemporada, ya sabe lo que es no vivir su mejor pico en el Athletic. El ejercicio pasado su inicio fue un tanto irregular, pese a su condición de titular en las dos previas de la Europa League y en la jornada inaugural de liga, pero sus prestaciones no convencieron a Kuko Ziganda, consciente de los problemas de pubis que padecía el vizcaino. Le tocó calentar banquillo durante siete partidos y en tres de ellos ni llegó a jugar hasta que pasó por el quirófano para superar la mencionado pubalgia. A su regreso alternó titularidades con suplencias, ya sin la continuidad adecuada en su juego.

La llegada de Berizzo le puede marcar un antes y un después, aunque el de Cruz Alta confía en sacar la mejor versión de Beñat, un futbolista al que le considera válido en su ideario de juego, ya que la posesión y gestión de los partidos son dos de sus virtudes. Con todo, el vizcaino también debe recuperar un nivel acorde a la exigencia y a la competencia que se ha encontrado.

Secciones