Aquí hay tomate

Luis Ángel Bañeres de la Torre Bilbao - Jueves, 30 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Soy recurrente con este tema. Cada año escribo una reseña como protesta. No vale de mucho, porque el evento se reedita, pero no queda otra. Ahmed. 6 años, vive en Hayya, un pueblo del este de Sudán, cerca del Mar Rojo. No ha tenido infancia. El día se limita a una lucha para burlar a la parca, que ya se ha llevado a varios de sus hermanos. Su esperanza tan solo alcanza al día siguiente, a sobrevivir un día más. Ese es su horizonte. Buñol, España.2018. Fiesta de la Tomatina. Miles de almas se divierten arrojándose 145 toneladas de tomates en una fiesta con marca registrada, con su merchandising y precio de entrada con varias modalidades. Ahmed no ha visto jamás un tomate. Ni siquiera imagina que existan toneladas de ellos. Menos aún podría creer que hay una fiesta donde la gente se los tira unos a otros. En Hayya no se tira nada. Por suerte, Ahmed no tiene televisor, y mucho menos canal satélite, porque eso perturbaría su sueño. Ahmed no sueña con juguetes.Nunca los tuvo. Sueña con tomates.