ubicada en el monte Olárizu

Defienden el carácter no franquista de la cruz que plantean derribar en Araba

Aspecto actual de la cruz de Olarizu, en cuya base figuran los nombres de los sacerdotes franquistas homenajeados por el régimen, con Vitoria al fondo.

Fue impulsada por un grupo de ciudadanos al principio de los años 50 para conmemorar un acontecimiento religioso

La hija de Luis Sáenz de Olazagoitia, uno de los promotores de la cruz ubicada en el monte Olárizu, en Gasteiz, ha remitido a la Junta Administrativa de la localidad de Mendiola una carta en la que recuerda el carácter no franquista del monumento, que este órgano ha acordado derribar.

EFE - Jueves, 30 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 15:12h.

GASTEIZ. En la misiva, Sáez de Olazagoitia explica a la presidencia de este concejo, que es propietario del terreno donde se ubica la cruz, que las "connotaciones franquistas" del monumento "no están fundamentadas en la verdad de los hechos, ni en la voluntad de los promotores, ni en su permanencia durante estos 66 años".

"Ni nuestro padre, ni ningún vitoriano que apoyó dicha iniciativa, fueron partícipes en dar carácter político a dicha cruz. Este hecho fue iniciativa del señor gobernador y el régimen que lo sustentaba, como lo demuestra que no se diese carácter oficial a su definitiva instalación", apunta Sáez de Olazagoitia en su carta.

La cruz del monte Olárizu fue impulsada por un grupo de ciudadanos y financiada por cuestación popular al principio de los años 50 para conmemorar un acontecimiento religioso vivido en la ciudad, pero en su construcción en 1952 el régimen franquista decidió colocar una inscripción con los nombres de los sacerdotes muertos durante la Guerra Civil sin contar con los promotores.

Ante la decisión del concejo de Mendiola, localidad perteneciente al municipio de Vitoria, de derribar la cruz, el Ayuntamiento de la capital alavesa ha iniciado las consultas legales oportunas para determinar si tienen potestad para ello. El alcalde, Gorka Urtaran, ya se ha pronunciado en contra de esta medida al asegurar que, si depende del consistorio, "la cruz se mantendrá".

Esa misma posición defiende Sáenz de Olazagoitia, que aboga por la desaparición de los símbolos franquistas" y cree que "en este caso debe ser suficiente con hacer desaparecer dicha inscripción, pero no la cruz".

Secciones