De la cantera del Antiguoko

Guruzeta no bajará al filial

Gorka Guruzeta, en una acción en el partido amistoso en Duisburgo. (Efe)

El delantero, al que le activarán el contrato hasta 2021, se queda en el primer equipo y no jugará con el Bilbao Athletic pese a los dos parones consecutivos

Pako Ruiz - Viernes, 31 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Bilbao. Gorka Guruzeta (Donostia, 12 de septiembre de 1996) se ha convertido en uno de los nombres propios, junto a Peru Nolaskoain, en el arranque del curso del Athletic. Los dos, procedentes de la cantera del Antiguoko, compartieron vestuario el ejercicio pasado en el Bilbao Athletic y los dos han dado el salto de la mano al primer equipo, en el que no se moverán. Por lo menos en el caso del delantero, dos años mayor que el hoy en día reconvertido en central y benjamín de la plantilla que gestiona Eduardo Berizzo. El hecho de que el Athletic tenga que parar de forma forzosa este fin de semana, obligado por el aplazamiento del choque que debía jugar mañana en las maltrechas instalaciones del campo de Vallecas, y que se suma al ya conocido descanso competitivo del 8 y 9 de septiembre con motivo de los compromisos de las diferentes selecciones, había levantado la sensación de que los dos guipuzcoanos pudieran bajar de forma puntual estas dos semanas al filial y quedar a disposición de Gaizka Garitano para los duelos que el Bilbao Athletic, que venció en su estreno el grupo II de Segunda División B al Tudelano en Lezama, debe afrontar mañana en Torrelavega frente a la Gimnástica y siete días después con el Amorebieta en casa.

Guruzeta, pichichi del Bilbao Athletic la pasada campaña con una tarjeta de 18 tantos, no retornará al filial ni para ejercer en estos dos compromisos cercanos ni en el resto del campeonato. Por lo menos así se lo ha dejado caer el mismo Berizzo, que una semana antes del debut liguero frente al Leganés comunicó al donostiarra que se había ganado un sitio en la plantilla y que incluso, visto lo visto, partía por delante de Sabin Merino, que ha tenido que ver los dos primeros partidos desde la grada de San Mamés, y de Asier Villalibre, casi inédito en las dos cesiones que la temporada pasada experimentó en el Valladolid y en el Lorca en LaLiga 1/2/3. Este último, como se conoce, sí ha regresado al Bilbao Athletic a petición del técnico argentino, que creía conveniente que ante la falta de minutos que tendría en el primer equipo debía foguearse en el filial, con el que se estrenó con gol el pasado sábado, lo mismo que el aún juvenil Ohian Sancet, que ha efectuado toda la pretemporada con los leones.

La apuesta de Berizzo por Guruzeta es definitiva. Ya lo avanzó una vez finalizada la Copa de las Tradiciones en Duisburgo, en la que el Athletic ocupó la última posición: “Guruzeta es un jugador que tiene una velocidad apta para Primera. Es un jugador físicamente fuerte, que puede jugar en muchas posiciones de ataque”. Entonces, el de Cruz Alta cerró prácticamente las puertas a una posible salida del delantero a un equipo de Segunda División como cedido. Oviedo y Zaragoza asomaban como dos de los clubes interesados en hacerse con sus servicios. El pasado lunes se consumó lo que tenía que llegar más pronto que tarde. Guruzeta, que recaló en la entidad bilbaina el verano de 2014, disfrutó de su bautizo como león. Un momento inolvidable. Siete minutos de gloria, aunque faltó la guinda después de que el Huesca, un recién ascendido, aguara la fiesta al remontar y llevarse de San Mamés un punto inesperado.

contrato activado Guruzeta ya ha cumplido su ciclo de dos temporadas en el Bilbao Athletic, por lo que en la dirección deportiva no creen factible una vuelta al filial aunque sea en partidos puntuales. Un escenario que habría sido diferente en caso de que el conjunto de Garitano compitiera en la categoría de plata, como ocurriera en el curso 2015-16. Entonces, Iñigo Lekue, como referencia, sí reforzó a los cachorros, en esa época dirigidos por Kuko Ziganda, en determinados duelos. El donostiarra ha pasado página a esa etapa, como así se lo ha hecho saber Berizzo, que valora las condiciones del donostiarra, un diamante en bruto. El delantero, además, verá activado a corto plazo su nuevo contrato como jugador del primer equipo a todos los efectos hasta el 30 de junio de 2021.

Guruzeta ve de esta manera recompensada su progresión. Este verano apenas ha gozado de vacaciones. No se lo podía permitir. Sabía que llegaba su momento. Se volcó en no dejar pasar este tren y, por ello, el pasado 1 de junio pasó por el quirófano para someterse a un “refuerzo de la pared abdominal” con el fin de “tratar la patología de pubis” que sufría. Veinte días después comenzó su particular minipretemporada en solitario, con la finalidad de recuperar el terreno perdido por la intervención y llegar al cien por cien a las órdenes de Berizzo, el técnico que le ha dado la alternativa.

Secciones