“No es difícil encontrar alojamiento en Bilbao”

El Colegio Mayor Miguel de Unamuno acoge a 201 estudiantes de grado y posgrado. (Foto: José Mari Martínez)

La graduada Clara Germán vivió durante cuatro años entre pisos de estudiantes y el Colegio Mayor de Deusto

Viernes, 31 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Bilbao - Después de pasar sus primeros dos años como estudiante en Bilbao en el Colegio Mayor de Deusto, Clara Germán decidió trasladarse junto a varios compañeros a un piso de estudiantes. “Normalmente los estudiantes suelen irse con personas que ya conocen del colegio mayor”, explica. Aunque no siempre. Según relata, “también hay casos de alumnos que prefieren caras nuevas y buscan a gente de Erasmus o de otra universidad”. Asegura no haber tenido nunca ningún problema a la hora de encontrar una vivienda, por lo que cree que “no es difícil encontrar alojamiento en Bilbao”. Asimismo, subraya no conocer “a nadie que se haya quedado tirado sin piso”.

Para esta graduada en Lenguas Modernas y Gestión de Empresas por la Universidad de Deusto, una de las ventajas de los apartamentos es que permiten “un mayor grado de libertad e independencia”. Pese a que en el colegio mayor no tenía la necesidad de preparar la comida o de limpiar, ya que lo hacían los empleados, la sensación que le generaba vivir en el centro era no haberse ido de casa. “Cuando te vas a un piso te das realmente cuenta de lo que es vivir solo. Maduras y aprendes a base de cosas que el colegio mayor no te da”, subraya.

Pese a que a día de hoy prefiere vivir en una vivienda compartida con otros estudiantes, destaca que “cuando llegas a una ciudad en la que no conoces a nadie, es recomendable la experiencia de la residencia”. Además, vivir de alquiler también tiene inconvenientes. “He tenido alguna experiencia desagradable con algún casero sobre temas de fianzas, que a lo mejor te falta una sartén o una pieza de la vajilla y no te la quieren devolver”, narra.

Además de la libertad e independencia, un factor que los universitarios tienen en cuenta a la hora de elegir entre piso o residencia es el económico. Los universitarios suelen pagar ente 300 y 350 euros de media por una habitación. Clara afirma que el curso pasado vivió en Indautxu y desembolsó 425 euros fijos, sin tener en cuenta el agua y la luz. Pero que en gran medida “depende de la zona;en Deusto y en Sarriko suelen ser más baratos”.

Respecto a cómo consiguió ponerse en contacto con las inmobiliarias que ofertan pisos para estudiantes, responde que, al venir del Colegio Mayor, “alumnos que habían estado los años anteriores pasaban los números de las agencias”. - I. García

Secciones