“La flota de Bilbao, de las mejores del Estado”

Dos taxistas bilbainos sospechan que Ábalos se quiere quitar el problema de encima y anuncian que no van a ceder

Un reportaje de N. Lauzirika - Viernes, 31 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

LA flota de taxis de Bilbao es muy buena;los coches son de alta gama y en el sector cada vez trabaja gente más joven;la situación de la capital vizcaina y del País Vasco no tiene nada que ver la de Madrid y Barcelona. Aquí, por ahora no funcionan los VTC, aunque están pendientes 400 autorizaciones”, subrayan a DEIA, mientras aguardan la llegada de clientes en la parada del Hotel Carlton, en Bilbao.

Ambos estaban al tanto de la comparecencia de ayer por la tarde en la Cámara Baja del ministro de Fomento, José Luis Ábalos, para anunciar una ronda de reuniones con taxi y VTC con el fin de concretar las medidas que anunció en julio para tratar de atajar el conflicto abierto entre estos dos modos de transporte urbano.

El ministro insistió en su propuesta de habilitar normativamente a las comunidades autónomas que lo deseen para que puedan regular el sector de VTC en sus territorios. “No ha dicho nada nuevo;esto ya lo sabíamos. Se ha quitado el problema de encima y lo ha trasladado a las Comunidades Autónomas. Lo que ocurre es que algunos territorios no están por la labor. Nosotros esperamos que durante el mes de septiembre nos reúna y nos informe de primera mano el modo de que estas plataformas trabajen sin hacernos una competencia desleal”, sostiene Javi, taxista accidental. “Aterricé en el sector hace ocho años por casualidad. Un día me encontré con un amigo que iba a solicitar una licencia. Como mi empresa había cerrado me animé yo también. Al final el que me hice taxista fui yo. Pedí un crédito para adquirir la licencia y el coche y aquí estoy”, explica Javi, sonriente, que a sus 39 años dice sentirse contento en el sector. “Un sector que está evolucionando para bien, adaptándose a las nuevas tecnologías, ofreciendo buenos servicios y mimando a los clientes”.

Conscientes de que las nuevas plataformas han venido para quedarse, los 760 taxistas bilbainos solo piden que se cumpla la legislación que fija un VTC por cada treinta taxis. “Nosotros en Euskadi estamos expectantes, aunque por ahora no funcionen Uber y Cafify, pero demandamos como el resto de nuestros colegas que no puedan competir en desigualdad de condiciones y con evidentes ventajas respecto al taxi, dada la mayor regulación a la que este gremio está sujeto por normativas locales y autonómicas en cuanto a tarifas, horarios y calendarios”, recalca Javi, abanderado de los derechos de los taxistas en la capital vizcaina.

El ratio actual de los VTC es uno por cada seis taxis, “a causa de la obtención de licencias por la vía judicial como consecuencia del vacío legal que se abrió con la ley de Zapatero, una auténtica chapuza que ha propiciado la situación que estamos atravesando”, se lamenta Javi, al tiempo que reconoce que la desproporción puede acentuarse aún más ya que están pendientes de resolución en los tribunales la concesión de unas 9.000 nuevas licencias de VTC, un aluvión que llevará a contar con proporción de uno de estos vehículos por cada tres taxis.

“Si las plataformas cumplieran los mismos requisitos que nosotros no podrían actuar porque no serían competitivos”, dice convencido Javi, mientras ayuda a un cliente a subir al taxi para iniciar el recorrido.