“Tengo los pies en el suelo, no he hecho nada aún”

Unai Simón, citado por la selección estatal sub’21 junto con Unai Núñez, recuerda que “solo he jugado dos partidos en Primera División”

Arkaitz Aramendia - Sábado, 1 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

bilbao - Tranquilo, sereno y con un control de la situación difícil de observar en compañeros de su misma edad. Así es Unai Simón (Gasteiz, 11-VI-1997) dentro y fuera de los terrenos de juego. Esa característica propia de su personalidad le ha permitido afrontar con máximas garantías la inesperada llamada de la titularidad en el Athletic después de iniciar la pretemporada como cuarto guardameta rojiblanco. Su cesión al Elche, no en vano, le alejó de Bilbao el pasado 27 de julio, aunque fue recuperado por Ibaigane solo veinte días después para hacer frente a la marcha de Kepa Arrizabalaga, la lesión de Iago Herrerín y la no renovación de Alex Remiro. Llegó entonces la oportunidad anhelada por el gasteiztarra, citado ayer por la selección estatal sub’21 junto con Unai Núñez en un inicio de curso inolvidable para él.

El primer sueño, sin ir más lejos, lo cumplió el pasado 20 de agosto al debutar en liga. “Desde que llegué siempre había soñado con jugar en San Mamés, por lo que salir por el túnel de vestuarios, mirar hacia arriba y ver a toda la gente impacta e ilusiona por haber cumplido ese sueño e intentas hacerlo lo mejor posible para que todo salga bien”, manifestó ayer el propio Simón en la sala de prensa de Lezama, donde reconoció que el día que supo que iba a ser titular frente al Leganés le invadió la más agradable de las sorpresas. “Te sorprende la noticia, porque llegas hace cinco días y te toca debutar, pero al final lo llevas bien con esa suerte de compartirlo con dos compañeros de piso como Peru (Nolaskoain) y Gorka (Guruzeta), quienes estamos muy contentos”, afirmó el portero de Gasteiz, quien desveló que “a la primera persona que llamé fue a mi padre y después a mi madre, que son las personas más importantes en mi vida”.

Los pies, no obstante, los mantiene en el suelo, pues es consciente de que “hasta hace un par de semanas era portero del Elche”. “No hay que elevar los egos ni nada, sino tener los pies en el suelo, porque solo he jugado dos partidos en Primera División y no he hecho nada aún. Hay que asimilar todo y todavía tengo mucho recorrido”, reflexionó en voz alta el alavés, que afronta con suma tranquilidad y naturalidad el día a día, pues “al fin y al cabo es venir aquí a trabajar, entrenar, disfrutar y aprender;y si el entrenador te pone el fin de semana, aprovecharlo a tope, sea yo u otro portero”. La misma tranquilidad con la que encara el presente y se expresa ante los micrófonos la muestra debajo de los palos, donde “siempre me han dicho que soy un tipo tranquilo y lo que se busca en un portero, al fin y al cabo, también es tener ahí a alguien seguro y tranquilo, pero no lo busco, es mi personalidad y tampoco le doy muchas vueltas”. Nada, de hecho, incomoda o perturba al internacional sub’21 en términos deportivos. Tampoco el hecho de poder dejar su lugar en cualquier momento en beneficio de Remiro o Herrerín, quien avanza en su recuperación, toda vez que “jugar o no es decisión del entrenador y lo que tenemos que hacer los tres porteros es seguir entrenando y trabajando a diario”.

“Juegue o no, vengo aquí y tengo esa sensación que tenía de pequeño de coger la bola y disfrutar con ella, así que estaré igual de motivado de una manera o de otra”, aseguró asimismo Simón, quien reconoció también que “cuando entro al campo estoy tan centrado en el juego que me olvido de toda la gente que tengo encima, pero cuando el público aprieta y te apoya sí que te das cuenta de que la afición está de tu lado y te ayuda a empujar un poco más”.

buena sintonía con remiro El de Gasteiz, que calificó la nueva llamada de la selección española sub’21 como “la guinda del pastel”, también se refirió con suma naturalidad a Remiro, quien “no deja de ser mi compañero de equipo”. “Claro que me felicita y nos ayudamos mutuamente. Creo que lo dijo Raúl García, que todos anteponemos mucho antes el equipo a lo individual”, desbrozó el alavés. En cuanto al tipo de conversaciones que mantiene con el portero navarro, en una situación delicada, Simón subrayó que “son temas personales y cada uno tiene que saber diferenciarlos. Soy compañero de Remiro, entreno muy a gusto y cómodo con él y no cambia nada”.