bandera de la concha

Una sanción a Urdaibai deja la disputa de La Concha a Zierbena y Hondarribia

Los remeros de Urdaibai salen del agua en el puerto de Donostia (EFE)
Los remeros de Zierbena exhaustos tras marcar el mejor tiempo (EFE)
Ambiente en el puerto en la primera jornada de la Concha (EFE)
Los remeros de Zierbena salen del agua tras marcar el mejor tiempo (EFE)
Primera jornada de la Bandera de La Concha (EFE)
Primera jornada de la Bandera de La Concha (EFE)
Las remeras de Arraun Donostia (arriba) y Kaiku (abajo) durante su participación en la primera jornada de la Bandera de La Concha (EFE)
Las remeras de Zarautz durante su participación en la primera jornada de la Bandera de La Concha (EFE)
Primera jornada de la Bandera de La Concha (EFE)
Las remeras de San Juan celebran su victoria (EFE)
Las remeras de San Juan celebran su victoria (EFE)
Las remeras de San Juan salen del agua (EFE)
Primera jornada de la Bandera de La Concha (EFE)
Detalle de los remeros de la trainera Sotera, de Santurtzi (EFE)
Detalle de la proa de la trainera de la Donostiarra (EFE)
Detalle de los remeros de la trainera Sotera, de Santurtzi (EFE)
Zierbena (arriba), Urdaibai (centro) y Sotera (abajo) (EFE)
Las remeras de Errenteria (arriba), Arraun Donostia (centro) y Kaiku (abajo) (EFE)
Urdaibai termino sancionada y última por tocar con sus remos (en la imagen) a Zierbena en la segunda tanda (EFE)
Vista del helicóptero de ETB y la luna (EFE)

Los de Bermeo van a la última plaza sumando 15 segundos al peor tiempo

EFE - Domingo, 2 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 14:02h.

DONOSTIA. Zierbena hizo el mejor tiempo en una primera jornada de la Bandera de La Concha que no aclaró nada de cara al triunfo final, porque está en el mismo tiempo que Hondarribia, tras una jornada polémica que acabó con las ilusiones de Urdaibai, sancionada y última por tocar con sus remos a Zierbena en la segunda tanda.

La primera reunía a dos serias candidatas al triunfo final, Orio, vencedora el pasado año y el club que más banderas acumula en la historia, con una Hondarribia siempre solvente pero que se ha quedado en los últimos años cerca de la victoria, sin saborearla más que una vez desde 2010.

Hondarribia demostró que sus últimas actuaciones en la Liga Eusko Label estaban condicionadas por la preparación de esta bandera, salió como un tiro y solo Cabo pudo seguir su estela, incrementando segundo a segundo distancias con Orio y San Pedro, que completaban su grupo.

La trainera que dirige Mikel Orbañanos alejaría también a Cabo antes de acometer la ciaboga en las aguas exteriores de la bahía, a la que Hondarribia entró de cine y salió mejor, alejando ya definitivamente a todas sus rivales a distancias muy respetables, 13 segundos a Cabo y 18 a Orio que eran sus perseguidores más contumaces.

El largo de vuelta fue un paseo para Hondarribia que buscaba un gran registro en el cronómetro, ya que en la otra tanda bogaba la gran favorita Urdaibai, un enemigo invisible pero muy peligroso para el triunfo final.

Las diferencias siguieron incrementándose en la milla final y se acercaron a los 20 segundos con respecto a Orio, que tendrá que realizar una auténtica proeza si quiere reeditar el título conseguido la pasada edición, sobre todo porque bogará en la manga de consolación.

La segunda tanda tenía a la vizcaina Urdaibai como clara favorita, ya que lleva toda la temporada arriba, es la líder indiscutible de la Eusko Label Liga, que ganará si no hay un cataclismo, y sus remeros están en el pico de forma perfecto.

Comenzó dominadora, como se esperaba, y fue metiendo tiempo a sus vecinas vizcainas de Zierbena, su adversaria más cualificada, y a Santurtzi, mientras que la Donostiarra, espoleada por su afición, aguantaba el tipo mejor de lo que esperaba.

Zierbena sería, sin embargo, la gran animadora de esta carrera, en el tramo de vuelta apretó los remos y se pegó a Urdaibai, mientras que Santurtzi se alejaba y la anfitriona Donostiarra desaparecía y pagaba su esfuerzo.

Los últimos metros fueron maravillosos, Zierbena y Urdaibai en el mismo tiempo se enseñaban mutuamente la proa y pugnaban por el triunfo de tanda en lo que parecía un largo esprint que se llevaría el que mayores reservas hubiera guardado.

Fue la cuadrilla de Zierbena, en su mejor temporada en muchos años, la que se llevó el triunfo de su grupo, pero la sorpresa estaba por llegar y se produjo fuera del agua para desgracia de Urdaibai-Bermeo.

Los jueces, tras ver el vídeo y recibir declaración de lo ocurrido en la segunda tanda, acababan con el sueño de los de Bermeo, que se iba, por sanción tras un contacto de remos, a la última plaza sumando quince segundos al peor tiempo de todas las traineras.

Las mujeres, por su parte, en una prueba que cada año despierta mayor interés, habían abierto la gran jornada de esta bandera con una mar calmada, poco viento y una temperatura ideal para remar.

Seis de los ocho botes que competían eran guipuzcoanos pero si algún aficionado pensaba que ello garantizaba el triunfo para este territorio estaba equivocado, porque la gallega Riveira iba a vender muy caro su prestigio.

Las coruñesas ya se impusieron en la clasificatoria contra el reloj del jueves, aunque por centésimas ante su máxima rival, San Juan, que esta vez se mostró muy fuerte, estuvo por debajo de los tiempos de Riveira en el tramo de ida pero en una vuelta fantástica comenzó a dominar su tanda tras la ciaboga.

Las chicas de San Juan empezaron a volar sobre al agua en los últimos metros y metieron seis segundos a su rival que, dada la solvencia de las bateleras, parece una diferencia definitiva, al igual que los siete que le cayeron a una Orio que hizo tercera, para la jornada decisiva del próximo domingo.

Secciones