remo

Escenario preparado para las sorpresas

La Bandera de La Concha se disputa hoy a partir de las 12.00 horas con la igualdad como nota dominante

Jokin Victoria de Lecea - Domingo, 2 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Bilbao - “Y por qué no?”. Es el pensamiento que reina en la Bandera de La Concha. La clasificatoria despertó, si todavía era posible, más ilusiones. La igualdad, con los siete clasificados en una horquilla de doce segundos, provoca que hasta el más modesto tenga hoy derecho a soñar. Las traineras favoritas de los últimos años miran con egoísmo a un nuevo escenario que no les beneficia. El marcaje entre dos embarcaciones ya es historia, ahora los ataques llegan de todos los frentes y cualquiera puede meter la proa en primer lugar. Las quinielas están abiertas y el error más pequeño puede ser un lastre enorme ante el alto nivel de los ocho clubes participantes. Una mala calle, una ola no cogida, un error en la ciaboga, el viento… cada pequeño detalle puede resultar crucial. A las 12.00 horas bajará la bandera de salida y las dudas empezarán a resolverse. Aunque todo indica que solo será un punto de partida, un primer borrador antes de la batalla crucial ya que algo muy extraño debería ocurrir para que la Bandera de La Concha quede decidida en la primera jornada.

Ganar desde el primer asalto se presenta como algo prácticamente imposible. Sin embargo, no es descabellado que haya algún hundimiento, una mala jornada que acabe con las opciones de más de un candidato. En la clasificatoria ninguna de las embarcaciones que estará hoy en la bahía donostiarra dio signos de flaqueza. Santurtzi, séptimo clasificado, finalizó a doce segundos y en el largo de vuelta solo Urdaibai se destacó ligeramente, el resto calcó los tiempo. Pero los domingos son otra historia. Las condiciones serán diferentes y no habrá igualdad de calles. Además, la cabeza pesará más todavía. Verse con el rival proa con proa puede ser una motivación o una llamada al miedo cuando la trainera de al lado encadena una buena serie y se marcha ligeramente. Muchos factores a vigilar para no despedirse de la Bandera de La Concha el primer día y poder vivir una segunda jornada con la ilusión que se vive en estos momentos entre las tripulaciones.

Las previsiones indican que el campo de regatas amanecerá hoy calmado, con olas muy pequeñas y sin el rebote y las corrientes que complicaron la navegación a las traineras durante la clasificatoria. Será una regata de fuerza y los vatios serán cruciales. Algo de lo que va sobrado Urdaibai. Los bermeotarras son los favoritos en las apuestas. Ganaron la clasificatoria y mandan con mano de hierro en la Eusko Label Liga. Por si fuera poco, llegan con la moral alta y los fantasmas alejados después de un último fin de semana donde cosecharon dos banderas. La Bou Bizkaiaremará en la segunda tanda junto a otro de los rivales a batir, Zierbena. Los galipos llegan en un gran estado de forma y el escenario de hoy se adapta a sus características. Será el principal duelo de la manga, pero tampoco se puede descartar a Santurtzi y Donostiarra, que ya hace tiempo que dejaron de sorprender y sus buenas actuaciones son una costumbre.

Hondarribia, San Pedro, Cabo y Orio serán los encargados de abrir la Bandera de La Concha de este año. Los hondarribitarras están un escalón por encima de sus rivales y son la cuadrilla que más discute la hegemonía de Urdaibai. Favorita constante en la bahía donostiarra, la Ama Guadalupekoaquiere saldar la cuenta pendiente que tiene con esta cita, que lleva demasiado tiempo resistiéndose. En un segundo plano, pero siempre peligroso está Orio. Los entrenados por Jon Salsamendi son los vigentes ganadores y en la Bandera de La Concha los oriotarras tienen una vida extra y nunca se les puede descartar. Es la regata que más les motiva y siempre prometen guerra. Por otra parte, Cabo, el único que ha batido este año a los botes de la tanda de honor y San Pedro no deberían entrar entre los candidatos, pero vista la clasificatoria y la igualdad reinante de este año, cualquier sorpresa está permitida.