BANDERA DE LA COCHA, LA POLÉMICA

“Hemos oído un: ‘A por ellos, pégales’”

Urdaibai arremete contra los jueces y defiende su maniobra. “¿A qué vamos a venir nosotros a remar el próximo domingo?”, denuncia Joseba fernández

Miguel A. Pardo - Lunes, 3 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 08:07h.

DONOSTIA. Rabia, indignación e incredulidad. Una mezcla de todo ello era lo que se respiraba, lo que se veía y sentía en el seno de Urdaibai tras conocer la decisión de los jueces de sancionar a los txos con quince segundos más que el peor tiempo de la primera jornada de la Bandera de La Concha, el marcado por la Donostiarra. En total, la penalización fue de 47 segundos, una decisión que condena a los bermeotarras a, si no prospera el recurso que interpondrán, no poder luchar el próximo domingo por hacerse con el preciado título. La imagen de la cuadrilla entrenada por Joseba Fernández era la de una plantilla rota, hundida, un grupo humano que no encontraba consuelo ante lo que consideran una decisión injusta. Beñat Izagirre, marca de Urdaibai, dio su versión acerca del choque de palas con Zierbena nada más llegar a la rampa del puerto donostiarra. “Nosotros íbamos por nuestra calle en el largo de vuelta, hemos pasado las boyas centrales de las chicas. Hemos oído un: vamos a por ellos, pégales y para cuando nos hemos querido dar cuenta, han rectificado hacia nuestro lado hasta que han chocado las palas, luego han vuelto a rectificar para volver a su calle. Los jueces no tenían tampoco claro a quién dar el aviso”, describió Izagirre, quien se mostró visiblemente afectado tras conocer el castigo. Antes de que los jueces tomasen la decisión, tras declararse la regata no válida, Joseba Fernández, preparador de Urdaibai acudió a la posición de los árbitros para conocer qué estaba ocurriendo y por qué la regata no era válida. Al conocer la sanción a la Bou Bizkaia, Fernández explotó. “Esto es otro atropello más, no puede ser. Hay un juez, que va en un catamarán, que se tiene que meter entre las dos traineras. Ese es su trabajo, es parte de su trabajo, no se puede venir aquí a pasar la mañana. Están en el agua para algo, para mandar a babor, a estribor… Y no lo han hecho. Hasta que no ha habido el toque de palas no ha habido ninguna orden a ninguna de las traineras”, expuso el entrenador de Urdaibai, quien no solo se mostró sorprendido por el hecho de ser sancionado, sino por el tipo de castigo impuesto por los jueces: “Esto de darnos el peor tiempo, más quince segundos no tiene sentido, no lo había visto nunca. ¿A qué vamos a venir nosotros a remar el próximo domingo? Si los jueces no hacen bien su trabajo, las consecuencias las pagamos otros. Los fallos de algunos nos cuestan muy caros a otros, a nosotros que llevamos desde el 16 de noviembre entrenando para este día”.“Reglamento obsoleto”

En su alocución, Fernández también hizo referencia al reglamento por el que se rige la Olimpiada del remo. Un marco normativo que, en opinión del entrenador de Urdaibai, está desfasado. “Nos movemos con un reglamento de banco móvil, obsoleto a todas luces para este deporte y esta regata. Ya es hora de que la Bandera de La Concha evolucione de una vez. Lo que en el reglamento ACT, con el que nos regimos el resto del año, es una estorbada, que se penaliza con tres segundos de sanción, que no tiene por qué ir más allá, por qué en La Concha se penaliza así”, apuntó el preparador de la Bou Bizkaia. En su discurso, Fernández también hizo referencia a los antecedentes, concretamente a lo ocurrido en el último campeonato de Bizkaia, cuando ocurrió un episodio similar con bermeotarras y galipos como protagonistas: “En el campeonato de Bizkaia, uno de los jueces que ha tomado la decisión de hoy, después de que Zierbena nos pegase en la popa en nuestra calle, dijo que ese día no iba a aplicar el reglamento porque habíamos ganado nosotros y que no tenía efectos en la clasificación. Ese argumento no es válido. Todos tenemos fallos y todos debemos asumir las consecuencias. Nosotros pagamos muy caros nuestros errores y los árbitros no pagan por los suyos”.Fernández también advirtió de que la sanción a los bermeotarras afectará al espectáculo del próximo domingo, ya que, sin sanciones de por medio, entre Zierbena, Urdaibai y Hondarribia hubiese habido solo un segundo de diferencia. “No es posible que estemos en esta situación por un pequeño detalle, después de hacer la regata que hemos hecho, de lo emocionante que podría ser la regata del domingo”, zanjó Fernández, rostro de la indignación de Urdaibai.