Los de Bermeo se quedan sin opciones

Una Concha para la discordia

Una sanción desproporcionada de los jueces deja sin opciones a Urdaibai tras un choque de palas con Zierbena, que se jugará el domingo su primera bandera con hondarribia

Jokin Victoria de Lecea - Lunes, 3 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 07:06h.

Donostia - La primera jornada de la Bandera de La Concha fue toda una exhibición de poder. La ofrecieron las traineras remando a un nivel espectacular y dibujando un escenario lleno de emoción para el segundo domingo, con tres embarcaciones situadas en un segundo. Urdaibai, Zierbena y Hondarribia fueron puro espectáculo. Volaron en la bahía donostiarra y destrozaron el cronómetro. Pero todo eso quedó ensombrecido por otro espectáculo, otro más circense y que acabó siendo el verdadero protagonista. Los jueces decidieron aplicar una exagerada sanción a la Bou Bizkaia por chocar las palas con los galipos dentro de la calle cuatro, la perteneciente a estos últimos. Zierbena, el afectado según el veredicto de los jueces, no varió significativamente su ritmo e incluso culminó su remontada, acabando con el mejor tiempo del día. Sin embargo, los jueces, que no tomaron ninguna decisión en el mar, optaron por sancionar a los txos por abordaje y aplicarles una sanción que les deja fuera de toda lucha, relegando a Urdaibai al último puesto y sumándole quince segundos con respecto al peor tiempo del día.Hasta el minuto quince de la segunda tanda las corrientes fueron por su cauce. No hubo incidentes extraños y la única batalla fue la de tres traineras dispuestas a batir el tiempo de su rival. Urdaibai y Zierbena lucharon proa con proa desde la segunda ciaboga en un apasionante duelo, al mismo tiempo que amenazaron con mejorar el registro de Hondarribia, que llegó a estar ocho segundos por delante pero vio su ventaja languidecer a pesar de haber hecho una “regata soñada” en la primera manga. Fue en el atardecer de la primera jornada de la Bandera de La Concha cuando la polémica silenció al espectáculo deportivo. La Bou Bizkaia, que partía de la calle tres, entró dentro de la cuatro, queriendo aprovechar al máximo las condiciones del campo de regatas y arrastrado por una corriente que tiraba fuertemente hacia la isla. La embarcación de Zierbena, dueña de la posición, varió su rumbo ligeramente hacia babor y las palas de las dos tripulaciones chocaron.Desenlace evitable El incidente entre las dos traineras fue un hecho aislado. Los daños fueron mínimos y no cambió el rumbo de la regata. Urdabai continuó a un ritmo altísimo y Zierbena, lejos de verse retrasado fue a más y no solo superó a los bermeotarras, también fue capaz de eliminar la diferencia respecto a Hondarribia y ganar la regata por centésimas. Aunque poco después de acabar de remar y con las dos tripulaciones enfilando ya hacia la rampa para desembarcar, el juez de mar sacó la bandera roja. La regata no era válida. Era momento de tomar en tierra decisiones que se deberían haber adoptado en el agua para evitar lo sucedido. Los jueces no aparecieron en ningún momento cuando las traineras de Urdaibai y Zierbena empezaron a acercarse y solo cuando ya no había marcha atrás y las palas habían chocado, se colocaron entre los dos botes para tratar de mediar.El desenlace de ayer pudo ser evitado por muchas partes. Lo pudo frenar Urdaibai al no entrar dentro de la calle cuatro y relajarse en ese momento. La deriva hacia la calle cinco era muy clara, así se apreció visto el rumbo tomado por todas las traineras, a excepción de Cabo. Pero estar en una calle que no es la propia es sinónimo de peligro y hay que estar ojo avizor. También lo pudo evitar Zierbena, si no llega a volver a su calle y hubiese mantenido un rumbo fijo desde la ciaboga exterior hasta la meta. Pero, sobre todo, lo pudieron evitar los jueces. Intervinieron demasiado tarde, sin advertir a nadie hasta que se produjo el choque de palas ni colocarse entre las dos traineras. Tomaron la decisión en tierra, creando una espera innecesaria. Los árbitros calificaron como “abordaje” la maniobra realizada por Urdaibai y teniendo en cuenta el artículo 64 del reglamento de la Federación Vasca de Remo aplicaron el castigo. Sin embargo, esta situación en la ACT hubiera sido considerada como “estorbada”, algo que el anticuado reglamento de la vasca no contempla, y en caso de penalizar a la Bou Bizkaia, lo hubiera hecho con solo tres segundos de sanción, dejando todo en el aire de cara a la segunda jornada.Lo que está claro es que lo vivido ayer deja a los espectadores sin poder disfrutar de un segundo domingo con mucha más emoción. Sin embargo, la tensión no será ajena. Solo 86 centésimas separan a Zierbena y Hondarribia, una ventaja anecdótica y que deja la bandera sin un favorito claro. Faltará Urdaibai en la pelea, pero los galipos y los hondarribitarras son sinónimo de alto nivel. Las dos traineras son las únicas que discuten esta temporada la hegemonía de los entrenados por Joseba Fernández y llegan en un grandísimo estado de forma. Zierbena no para de crecer desde las primeras paladas de invierno y está ante una oportunidad soñada de lograr su primera Bandera de La Concha. Los vizcainos lo tienen a tiro, pero deberán cuidarse del empuje de Hondarribia, un club mucho más acostumbrado a estar en la batalla donostiarra.Recurso de Urdaibai Urdaibai se agarra a la opción del recurso. Los bermeotarras tienen 72 horas desde que recibieron el veredicto de los jueces para recurrir y tienen pensado realizar hoy el recurso. El conjunto vizcaino alegará que, en su opinión, el juez de mar no realizó bien su trabajo y que la maniobra realizada por Zierbena fue inapropiada. Urdaibai utilizará los datos del GPS como prueba para alegar que la trainera de Zierbena comenzó en la calle cuatro, pasó a la cinco y volvió otra vez a la cuatro, realizando una maniobra que, en opinión de su entrenador, fue para buscar la descalificación de Bermeo.Alejado de toda polémica bogó Santurtzi y lo hizo a un nivel altísimo. La Sotera realizó una regata de menos a más y acabó en tercera posición, una vez confirmada la sanción a Urdaibai. La cuadrilla preparada por Iker Zabala cumplió el objetivo con creces en su retorno a la Bandera de La Concha y bogará el segundo domingo en la tanda de honor. En esa manga no estará Orio. El vigente campeón no estuvo a la altura y perdió segundos desde el primer largo, acabando quinto.