Más que palabras

La agenda está de-vuelta

Susana M. Oxinalde - Lunes, 3 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 10:51h.

LA vuelta del verano es otro estereotipo, otro cliché de nostalgia como el que cruza la calle por un tiempo y luego vuelve a la misma acera de la rutina y del bucle cotidiano. Hace ya demasiado tiempo que vamos afrontando septiembre con esa vitola de otoño caliente, de volver a la misma acera de siempre, con la agenda política entusiasmada, y una vez más, el buenismo posmoderno y la corrección política en la era de la posverdad. Los ciudadanos para algunos, la gente para otros, para muchos las personas, vuelven a sus casillas de salida igual que algunos asuntos calientes y otros que no terminaron de enfriarse durante el verano. Cuentan que el presidente Torra volverá mañana a exigir un referéndum, otro viaje en el tiempo cuando en octubre de hace un año los ciudadanos pagaron la factura de los golpes y el grueso de los líderes del procés acabaron encarcelados. Vuelve la confrontación teñida de amarillo y vuelve Franco, demostrando que nunca se fue, para recordarnos que su espíritu vive más allá de sus huesos. Vamos a tener que volver a procesar asuntos que ya conocíamos, como el gobierno esteta de Sánchez con sus mascletás ministeriales frente a su profunda debilidad parlamentaria, el reto del nuevo estatus en Euskadi junto a otra época de reivindicación competencial. Todo parece viejo y aquí ya nadie toca de oídas, los otoños políticos se repiten con su calorina avivada en las ristras del Twitter, o lo que es lo mismo, volvemos al lugar de siempre con la devolución de esa agenda, lo mismo sea política, laboral o escolar. Todos parecen estar ya en su puesto de salida tras los corchetes veraniegos que no es otra que la realidad de un verano que se acaba y que nos devolverán en once meses. Afinen sus agendas porque ellas ya están de vuelta.