LOS DE BERMEO, SIN OPCIONES

Urdaibai: “Se hace mal, pero la sanción es excesiva”

En Bermeo reconocen la culpa de Urdaibai en el choque de palas, pero creen que el castigo es exagerado

Un reportaje de Nagore Marcos - Martes, 4 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

lA primera jornada de la Bandera de La Concha monopolizó ayer las conversaciones entre vecinos y amigos en Bermeo. En concreto, del choque de palas que protagonizaron Zierbena y Urdaibai. “Si yo estoy fuera de mi calle y tú te metes en ella pues vuelvo, te meto el remo y te provoco”, comentaban Ane y Leire, haciendo un breve resumen de lo ocurrido. Porque el pasado domingo, los galipos aprovecharon que la Bou Bizkaia se encontraba en la calle cuatro para apurar al máximo las condiciones del mar y variaron ligeramente su rumbo hasta que las palas de las dos traineras chocaron a plena velocidad. La embarcación bermeotarra se encontró en el lugar equivocado en el peor momento posible y los jueces, con el reglamento en la mano, lo vieron claro: la culpa la tenía quien estaba fuera de su calle. Es decir, Urdaibai.

“Y tienen toda la razón, pero ha sido una jugada muy sucia”, continúan Ane y Leire. Para estas dos mujeres, Zierbena “ha ido a dar” para provocar una sanción que no llegó en la mar, pero sí en tierra: último puesto y quince segundos más que el peor tiempo del día. “Es un robo, nos dejan sin opción alguna de ganar La Concha. Nuestro sitio era la tanda de honor”, concluyen ambas.

Que el castigo es exagerado es una opinión que también comparten Jon Ander Ormaza y Jon Ander Zulueta: “La sanción es excesiva y no tiene sentido alguno porque no fue tan grave como para meternos esa sanción”. Para estos dos seguidores de Urdaibai, los jueces no han estado muy acertados ni dentro ni fuera de la mar porque, durante la regata, “estaban levantando la bandera a Zierbena, ya que era quien estaba cambiando la trayectoria, pero como dijeron que lo hicieron para volver a entrar en su calle...”. Asimismo, dado que la sanción impuesta se basa en las normas para regatas de banco fijo -concretamente en el artículo 64-, consideran que ya es hora de modernizar un reglamento “obsoleto” porque lo sucedido en Donostia deja claro que “necesita un retoque”. Por ello, tanto Ormaza como Zulueta piensan que el club bermeotarra debe presentar un recurso, aunque con ello crean que “no vaya a cambiar nada”.

Por su parte, a Pako, Julen, Joserra y Ángel se les encontró ayer en una terraza del puerto debatiendo sobre lo ocurrido el pasado domingo. Los cuatro son “unos ciegos de Urdaibai”, pero pese a ello, todos reconocen que fue su equipo quien “metió la pata” al “no saber rectificar a tiempo”. Sin embargo, no están nada de acuerdo con el castigo: “Lo hemos hecho mal, fuimos nosotros quienes entramos en la calle del otro. Pero la sanción es anormal, quince segundos más que el último... ¿por qué no nos descalifican entonces?”, replica Pako mientras Julen asiente desde su silla. Para este último, la pena debería ser la misma que se aplicaría en caso de que el choque de palas de Donostia hubiera ocurrido en una regata de la ACT;es decir, tres segundos: “Deberíamos ir el domingo con tres segundos de más, no quince, y demostrar que podíamos remontarlos y ser campeones de La Concha en el mar, que es donde hay que ganarla. Pero nos han dejado fuera de la lucha y se han cargado el espectáculo”.

el domingo, a donostia El pasado domingo, en las filas de Urdaibai se habló de no acudir a la segunda jornada de La Concha. Fue en caliente y sin apenas pensarlo. Por ello, los aficionados bermeotarras les piden ir a Donostia “para ganar la regata”. Porque, como dice Joserra, “este año habrá un ganador en el mar y otro en los despachos, y nosotros tenemos que ser los ganadores en el mar”.

la opinión