NUEVO TRIBUTO A LAS EXPORTACIONES

Macri reconoce que “la pobreza va a aumentar” en Argentina

El Gobierno de Buenos Aires adopta unas duras medidas para poder pagar la deuda al FMI

“Con la fuerte devaluación que ha sufrido el peso frente al dólar, la pobreza en Argentina va a aumentar” “El nuevo tributo a las exportaciones es malo, malísimo, pero lo considero necesario”

EFE - Martes, 4 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Buenos Aires - El ministro de Economía argentino, Nicolás Dujovne, anunció una nueva política económica para alcanzar el “equilibrio fiscal” en 2019, con mayores ajustes del gasto público, el “único camino real al desarrollo”, así como un nuevo impuesto a las exportaciones.

“Vamos a ahorrar 6.000 millones de dólares más que no necesitamos financiar en los mercados y en el 2020 vamos a tener superávit fiscal primario de un 1% del producto interior bruto, algo que nos va a permitir ahorrar otros 5.200 millones de dólares”, aseguró Dujovne justo después de un mensaje del presidente argentino, Mauricio Macri, en el que adelantaba las medidas. El mandatario admitió que, “con la devaluación del peso frente al dólar la pobreza va a aumentar”, por lo que anunció un “refuerzo” en las asignaciones sociales para los últimos dos meses del año y otras medidas que traten de paliar el impacto en los sectores más vulnerables. El titular de economía detalló un nuevo impuesto generalizado a las exportaciones “transitorio” -que se aplicará en 2019 y 2020- y que será de cuatro pesos por cada dólar exportado en actividades primarias y servicios y de tres pesos por dólar para el resto de las exportaciones.

Con el tributo, que el presidente calificó de “malísimo”, pero necesario, el Gobierno pretende reducir un 1,1 % el Producto Bruto Interior (PBI) y aumentar la recaudación adicional hasta 68.000 millones de dólares en 2018 y a 280.000 millones en 2019. “Bajando el déficit, bajamos nuestra necesidad de emitir deuda y de esa manera dependemos menos de lo que pasa en el resto del mundo”, recalcó Dujovne, que reconoció “errores” del Ejecutivo pero reafirmó su apoyo al presidente, al que dijo que no abandonará a no ser que Macri lo decida así. El ministro confirmó que viajará a Washington para renegociar el acuerdo al que llegó Argentina con el Fondo Monetario Internacional en junio y “modificar los desembolsos que estaban programados para 2020 y 2021”. “Queremos despejar las dudas que haya sobre Argentina en 2019. Con la combinación de un menor déficit y un mayor financiamiento, estaremos totalmente protegidos ante un cambio en las condiciones internacionales”, explicó. Preguntado por las negociaciones con el FMI, Dujovne prefirió no dar cifras del adelanto de crédito hasta discutirlo con los representantes de esa institución, pero adelantó que pretende que sea “suficiente para que no haya ninguna duda acerca del crecimiento”. “Es crucial que el riesgo país vuelva a bajar”, señaló, al tiempo que asumió que “la recesión de este año va a ser más pronunciada” de lo que pensaban.

Este plan de contención llega tras una semana en la que la moneda del país sudamericano cayó un 21% frente al dólar y acumuló un desplome del 34% en agosto y del 98% en el año. Durante el fin de semana, Macri tuvo largas reuniones con su equipo y decidió reducir los ministerios de 19 a 10, a lo que se unieron una serie de medidas para alcanzar el llamado “equilibrio fiscal”, entre las que se encuentran una redefinición de las metas fiscales del Gobierno.

Déficit sin contar la deuda Hasta el momento, el objetivo de déficit primario para el próximo 2019 era del -1,3%, mientras que a partir de ahora pasa a ser del 0,0%, con un ahorro de 6.000 millones de dólares, según el ministro. Ese equilibrio estaba previsto para 2020, un año en el que, de cumplirse con las nuevas metas, habrá un superávit fiscal primario del 1%, algo que permitiría ahorrar 5.200 millones de dólares. “Tenemos que enfrentar esta situación y superarla. La Argentina arrastra desde hace 70 años un déficit fiscal crónico que nos ha llevado al aislamiento y a la inflación, de las cuales tenemos que salir definitivamente”, insistió Dujovne. En esa línea, afirmó que toman las medidas que consideran “mejores” para los argentinos, aunque haya gente que piense que son “un grupo de sádicos que quieren hacer experimentos”.

El máximo responsable de la economía argentina informó de que ahorrarán un 0,7% del PBI, un 0,5% en subsidios económicos, un 0,2% en gastos operativos y transferirán los gastos por subsidios de transporte a las provincias argentinas (0,5%). Por el contrario, según lo anunciado por Macri y el ministro de Economía, aumentará un 0,3 el gasto en prestaciones sociales.

El Gobierno argentino redujo ayer de 19 a 10 el número de ministerios al fusionar varios de ellos con el objetivo de “compactar” el equipo, como parte de una serie de medidas dirigidas a tratar de paliar la crisis económica que atraviesa actualmente el país. Según comunicó Presidencia, las carteras de Trabajo y Agroindustria se convirtieron en secretarías de Estado y pasaron a depender de Producción y Trabajo, dirigida por el actual ministro de Producción, Dante Sica.

Lo mismo ocurrió con la de Salud, que se fusionó con Desarrollo Social y está ahora al mando de la titular de esta última, Carolina Stanley, y con las de Cultura y Ciencia, que se unieron a Educación, con Alejandro Finocchiaro al frente.

También fue ratificado Nicolás Dujovne como ministro de Economía, que ahora pasará a tener una secretaría de Energía comandada por Javier Iguacel, quien hasta ahora era titular de un ministerio homónimo. A partir de ahora, los ministerios de Turismo y Ambiente y Desarrollo Sustentable dependerán directamente de Presidencia y ya no existirá el de Modernización. El hasta ahora titular de este último, Andrés Ibarra, se convirtió en vicejefe de Gabinete. - Efe

datos del plan