El callejón de las botxerías

Tocar el corazón entre guerras feroces

Pablo Roemmers, Mariló Cervera, Alejandro Guillermo Roemmers, autor del musical ‘Franciscus’ e Iñigo Barreda en el cóctel previo al estreno internacional. Fotos: José Mari Martínez
En el ‘back-stage’, gente con tablas como Pablo Puyol, Rebeca Hall y Gema Castaño, momentos antes del comienzo.
Luis Eguiluz, Fernando García de Cortazar, Javier Morlán, Gabriel Torre y Andoni Aldekoa.
Borja Panizo, María Luisa Molina, Begoña Anguisola, Loli Miranda, Beatriz Marcos y Jesús Pernía.
Maite Lastra, Isabel Bátiz, Conchi de Prado, Antolín Muñozy Luchi Montoya.

Por Jon Mujika - Miércoles, 5 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

LA historia enclava a Francisco de Asís ochocientos años atrás, en un tiempo de guerras feroces, desde las incipientes Cruzadas a una Iglesia más atenta a los poderes terrenales que a los mandamientos. Fue entonces cuando el hijo de un rico comerciante italiano vivió una transformación mayúscula, tan fabulosa que dejó huella para la posteridad. No en vano, la inauguración en Europa del musical Franciscus: una razón para vivir,dirigida por José Luis Morenoque tuvo lugar ayer en el Palacio Euskalduna (el creador de la obra, el argentino Alejandro Guillermo Roemmers, asegura que el objetivo de su obra es “tocar el corazón del público, algo que en Buenos Aires lo conseguimos” durante el año que se representó el musical en la Avenida Corrientes...) se apoyó en las alabanzas de personajes de hombres de peso en la historia tan dispares y poderosos como Miguel de Unamunoo Lenin, Saramagoo Jacinto Benaventeentre otros.

La magna producción que presenta más de 140 artistas sobre el escenario y una orquesta de 68 músicos con importantes medios técnicos y deslumbrantes efectos provocó justo eso: un efecto demoledor entre los asistentes. El espectáculo transcurre en dos tiempos diferentes: en el pasado, con el relato de la vida del santo patrono de animales y ecologistas y en la actualidad la historia de un niño gravemente enfermo, cuya madre no cree en nada y es ajena a la fe hasta que la extrema circunstancia que vive le lleva a cambiar sus valores, según lo explica el libreto.

No es un montaje sencillo, comprenderán. Está tan cargado de vueltas y revueltas que el propio José Luis Moreno no llegó a tiempo para ejercer de anfitrión en el cóctel inaugural: estuvo hasta el último segundo entre retoques. Le esperaban en la terraza del obispo de Bilbao, Mario Oceta,el historiador Fernando García de Cortazar, Luis María Anson, Andoni Aldekoa, director del Palacio Euskalduna;Begoña Anguisola,el propio Alejandro Guillerm, acompañado entre otros, por su hermano Pablo Roemmers, Mariló Cervera o Iñigo Barredaentre otros, los concejales Luis Eguiluzy Beatriz Marcos, Javier Morlán, Gabriel Torre, Borja Panizo, María Luisa Molina,emisaria de la ABAO, Loli Miranda, Jesús Pernía, Maite Lastra, Isabel Bátiz, Conchi de Prado, Antolín Muñozy Luchi Montoyaentre otra mucha gente que velaba armas antes de un estreno esperado. La ausencia fue comprendida por lo justificada.

El patio de butacas era un hervidero cuando se apagaron las luces y se encendió el espectáculo. Jon Ortuzar,buen amigo de José Luis, cruzaba los dedos y entre bastidores se deseaba mucha mierda, mierda a raudales. Testigos del discurrir del show fueron la diputada de Cultura, Lorea Bilbao; la maitre Mari Asun Ibarrondo, Margot Sebastiñán, Aitor Ruiz, Iván Sánchez, Santiago Fernández Madera, Xabier Gutiérrez-Barquín, Daniel Reñones, Rafaela Pérez Bellido, Rafael Orbegozo, Carmen Gomeza, Berta Lejarza, Miguel Unda, Ana Loizaga,la soprano Haydee Dabusti, Tony Caronna, Pilar Rubines, Patricia Ezcurdia, Monte Gross, Inge Urkiaga,el dramaturgo Davis Barbero, Txema Parra;la mezzosoprano Inés Olabarria Smithy un sinfín de admiradores de una vida inolvidable.

Fue todo un espectáculo verle al director de orquesta, Álvaro Lozanopura energía, en una obra en la que se han incorporado la soprano Milagros Poblador, que interpreta tres temas, así como un preludio del compositor español afincado en Los Ángeles (Estados Unidos) por su vinculación con el cine,Alfonso González Aguilar,mientras Pablo Puyolencandilaba en el papel de San Francisco junto a Gema Castaño., Ramón San Román, Israel Ruiz, Ricardo Arroyoy todo un elenco de personajes que dibujaron un retablo fabuloso de una vida sumergida en un mar de maravillas.

Secciones