Bilbao Basket

Jaylon Brown y Ben Lammers: “Queremos crecer y ganar partidos”

El escolta Jaylon Brown y el pívot Ben Lammers, nuevos jugadores del Bilbao Basket (Oskar González)

Jaylon Brown y Ben Lammers llegan al Bilbao Basket sin miedo a este paso en sus carreras y con el deseo de que el equipo “vuelva adonde estaba”

“Lo mejor de mi juego ahora mismo es la defensa, pero espero aportar en ataque” “Anotar es algo que he hecho siempre y también puedo generar para mis compañeros”

Roberto Calvo - Miércoles, 5 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

bilbao - El Bilbao Basket presentó ayer en el local de Foodoo, uno de sus patrocinadores más fieles, a sus dos apuestas de más riesgo para esta temporada. Jaylon Brown y Ben Lammers son los dos jugadores extracomunitarios de la plantilla de Álex Mumbrú y de ellos siempre se espera una aportación diferencial. Pero ambos son muy jóvenes y quizás tengan que pasar por un periodo de adaptación a una liga nueva y a un entorno diferente. “Para nosotros el mayor reto es crecer como jugadores y ayudar al equipo a ganar partidos. Haremos todo lo necesario para ello porque por encima de nosotros y de nuestros objetivos individuales está el equipo”, comentaron al unísono.

Rafa Pueyo añadió que Brown y Lammers responden a dos perfiles que el club ha estado buscando este verano. “Jaylon fue uno de los primeros que firmó y por lo que estamos viendo en pretemporada creo que hemos encontrado lo que buscábamos. Ben tardó más en darnos su aprobación, pero con paciencia y trabajo hemos logrado que esté con nosotros”, explicó el director deportivo del Bilbao Basket.

El escolta, a punto de cumplir 24 años, vivirá su segunda campaña como profesional tras jugar en Macedonia y Finlandia. El pívot, en cambio, se estrena en el baloncesto europeo con solo 22 años. Pueyo no cree que esa juventud e inexperiencia vayan a ser un problema para ambos o puedan afectar su rendimiento ya que “están acostumbrados a jugar en buenas universidades, con la presión de ganar y ante más público que el que se van a encontrar aquí”. Brown destaca por “su capacidad para generarse sus tiros, aunque eso no quiere decir que sea un jugador egoísta”. Lammers, por su parte, “es un jugador de primer nivel en sus virtudes defensivas y pienso que también va a ser capaz de aportar en rebote y ataque”.

Los dos nuevos hombres de negro aceptaron el reto que supone para ellos dar el salto a este nivel. “Es una gran oportunidad para mí. La LEB Oro es una competición reconocida y me han hablado muchas cosas buenas del equipo y de la ciudad”, aseguró Jaylon Brown. “Creo que tenemos un buen equipo y un buen entrenador, que se nota que ha sido antes un jugador de élite porque los entrenamientos son activos y dinámicos. Para mí es un desafío tratar de contribuir que el Bilbao Basket vuelva adonde ha estado los últimos años”, apostilló Ben Lammers.

A la hora de definirse como jugadores, se mostraron con la timidez de los recién llegados, pero Brown apuntó que se considera “un combo anotador, es algo que he hecho siempre. Puedo jugar de base y escolta y siempre trato de hacer mejores a mis compañeros a partir de las ventajas que puedo generar”. Lammers no ocultó la fama que le precede y recordó que “en mi año junior en mi universidad fui elegido el mejor defensor. Esa es mi principal virtud ahora mismo, pero espero poder dar puntos al equipo”.

La primera oportunidad para ver en acción a las dos jóvenes apuestas del Bilbao Basket será este próximo viernes en La Casilla en el amistoso ante el Shenzhen Leopards. Pueyo admitió que este partido, cuyos gastos corren a cargo del conjunto chino, quizás llega un poco pronto, “pero puede servir para que la afición tenga una primera toma de contacto con el equipo, algo que siempre hace ilusión”. Poco se sabe oficialmente del rival del Bilbao Basket, ni tampoco si va a poder contar en este amistoso con sus americanos Jared Sullinger y Kenny Boynton. Tampoco consta que la delegación de Shenzhen, conocida como la Silicon Valler de China, vaya a ser recibida por las instituciones locales, como ya ha ocurrido en Burgos y Valladolid con la excusa de abrir relaciones comerciales.

Secciones