Mesa de Redacción

Siempre tarde

Por Juan Carlos Ibarra - Miércoles, 5 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

CUARENTA y tres años han tenido que pasar para que un gobierno de España se decida a retirarle los honores mortuorios al dictador Francisco Franco. Aun así, todavía hay dudas en algunos partidos políticos y resistencias en otros. Ochenta y un años se han cumplido ya del bombardeo de Gernika, sin que hasta el momento un gobierno español haya reconocido y condenado el mal causado, ni por supuesto pedido perdón por aquella atrocidad de renombre universal. Miles de fusilados por la gracia de Dios, España y Franco siguen enterrados en cunetas, y son ya ochenta años, sin que se haya dotado de una partida presupuestaria para los trabajos de búsqueda, exhumación, identificación y reparación, siquiera moral, a los familiares. Y ahora, parece que los grandes partidos españoles (PP, PSOE y Ciudadanos) han decidido introducirse en otro túnel del tiempo para no tocar un pelo a otro ex jefe del Estado: el rey emérito Juan Carlos I. Los representantes de esas tres formaciones rechazaron ayer crear una comisión de investigación sobre los turbios tejemanejes destapados por las grabaciones a su amiga Corinna Sayn-Wittgenstein. Tal vez dentro de cuarenta años, quién sabe si de ochenta, los herederos de estos políticos protagonizarán otra polémica, y alguno de ellos se apuntará el tanto de remover la memoria para poner en su sitio al jubilado monarca (¿o monarcas?), mientras otros dudan y los terceros se oponen. Lo harán como acostumbran y como es ya marca España: tarde.

Secciones