fallece a los 82 años de edad

Burt Reynolds, muere el bigotudo y pícaro galán de acción

Su nombre está ligado a películas como 'Rompehuesos' o 'Los Caraduras'

Burt Reynolds, fallecido hoy a los 82 años, se estrenó con papeles de indígenas en su juventud gracias a sus facciones y pasó a dar vida en los años setenta al astuto y seductor bigotudo de los más taquilleros filmes de acción.

EUROPA PRESS - Jueves, 6 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 21:16h.

MADRID. Este audaz, cómico, cínico y mujeriego personaje de la grande y pequeña pantalla conquistó las salas de cine y el amor de las también actrices Loni Anderson, con quien estuvo casado seis años y adoptó un hijo;la británica Judy Carne, fallecida en 2015, y Sally Field, entre otras muchas.

El protagonista de "Deliverance-Defensa" (1972), "Los caraduras", de 1977, y "Boogie Nights" (1997), por la que recibió su primera y única nominación al Óscar, compaginó cintas de acción y comedia, vivió su época dorada durante la década de 1970 y se mantuvo activo hasta la actualidad.

A pesar del paso de los años, Reynolds siempre lució su espeso bigote, pobladas cejas y sonrisa pícara, aunque mostraba ya ciertas dificultades para caminar que achacaba a lesiones sufridas a las "acrobacias" que realizó durante las escenas de acción de sus películas.

Nacido en Michigan en 1936, también se animó a ponerse detrás de las cámaras y dirigió las películas "Gator" (1976) "The End" (1978), "Sharky's Machine" (1981) y "Stick" (1984).

Estas cintas se suman a un legado de un centenar de películas, dos matrimonios, y numerosos romances, tanto con Sally Field durante y después del rodaje de "Los caraduras", como con Dolly Parton y la fallecida cantante y actriz Dinah Shore.

Su notable éxito de taquilla, que dominó en Estados Unidos durante años a finales de la década de 1970 y 1980, terminó sin embargo sin un Oscar, pero sí con dos Globos de Oro por "Boogie Nights" y la serie de televisión "La familia Newton" (1990-1994), por la que recibió además un premio Emmy en 1992.

El actor, además, hizo alarde de su atractivo sexual en 1972 posando totalmente desnudo sobre una piel de oso como uno de los primeros de la revista Cosmopolitan, una decisión que después describió como uno sus mayores "errores".

Reynolds alcanzó la categoría de icono del cine estadounidense junto con otros rudos de Hollywood de la época como Clint Eastwood, Charles Bronson y Steve McQueen.

Esa popularidad, no obstante, disminuyó con una larga racha de malas películas que le llevaron a la televisión, donde prosiguió su carrera.

Pero después de varios títulos mediocres le llegó su gran oportunidad en 1997 con "Boogie Nights", película en la que daba vida a un director de películas pornográficas.

Reynolds resurgió posteriormente en 2017 con un proyecto personal, "The Last Movie Star", que echó un vistazo a la vida de una estrella desvanecida, llena de remordimientos y anhelos, una versión exagerada de la vida tranquila y apacible de sus últimos años en Florida.

Sobre este proyecto habló en marzo pasado al canal NBC, en una entrevista en la que dejó ver su carácter burlón y seductor, pero también cierta nostalgia.

Además de confesar que el amor de su vida había sido Sally Field, y que George Clooney sería su candidato para interpretarlo en una eventual película biográfica, se mostró satisfecho con su trayectoria.

"Es un negocio difícil. Muy difícil. Pero siempre traté de dejar una buena impresión donde fuera que grabáramos, y no dejé ningún edificio en llamas", dijo entre sonrisas.

Y según contó en sus memorias de 2015, "But Enough About Me", más que interesado en papeles que gustaran a la crítica o le supusieran nuevos retos interpretativos, prefería "pasarlo bien".

Sin embargo, reconoció públicamente su error al rechazar personajes míticos del cine como Han Solo, de la saga "Star Wars", porque no le "gustaba la ciencia ficción";Michael Corleone, en la trilogía de "El padrino";encarnar a James Bond, o el papel de Richard Gere en "Pretty Woman", decisión que calificó de "idiota".

"Siempre quise experimentar todo", escribió en el último párrafo de sus memorias.

"Bueno, hasta ahora, (la vida) me ha ido muy bien. Sé que soy viejo, pero me siento joven. Y hay una cosa que nunca me pueden quitar: nadie se divirtió más que yo", añadió.