Elvira Mínguez actriz de ‘presunto culpable’ en A3

“Mi personaje representa el matriarcado;Amaia es el pilar económico y emocional de la familia Otxoa”

Da vida a Amaia, la madre de Anne, la joven desaparecida sobre la que gira toda la trama de la serie ‘Presunto culpable’ y que protagoniza el actor Miguel Ángel Muñoz

Rosana Lakunza - Jueves, 6 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

bilbao - Antena 3 ya ha empezado a promocionar Presunto culpable,la serie que fue rodada en Urdaibai y que tuvo su campamento base en Mundaka. La actriz Elvira Mínguez da vida a la matriarca de la familia Otxoa, la que ha perdido a su hija. Han pasado diez años y nada se sabe de ella, no ha aparecido el cadáver y hay quien duda de cuál ha sido su destino. ¿Qué fue de Anne Otxoa? Ese es el centro de la trama y se une a otra pregunta: ¿Quién la hizo desaparecer?

¿Cómo es Amaia?

-Representa el matriarcado. Es el pilar de la familia, no solo el económico, también el emocional. Desde que Anne desapareció, fue hace más de diez años, esta mujer intenta, de alguna manera, mantener a los suyos a flote, sobre todo emocionalmente.

¿Una mujer dura o una mujer que guarda dentro mucha amargura y rencor?

-Es una mujer con un carácter muy marcado. Es una representante sindicalista y todo, absolutamente todo, lo hace de una forma implacable. Se embarca en todo lo que se le ponga por delante y va a tope para mantener la maquinaria en marcha. Ella es incansable, no hay nada que le haga moverse de donde ella ha colocado la proa. Amaia tiene los objetivos muy claros, sabe lo que quiere y solo quiere que los suyos no sufran más.

Es el tipo de personaje fuerte que siempre le ha gustado interpretar, ¿o no?

-Ja, ja, ja... Tengo muchas ganas de hacer un personaje débil y de comedia. Pero es cierto que este tipo de mujeres duras son mi especialidad, es lo que más he hecho.

Los directores de casting suelen elegir los perfiles y hay actores a los que siempre les dan personajes de características similares. ¿Hay algo especial que define a un actor o actriz y se cree el encasillamiento?

-Siempre he pensado que en mi caso es una cuestión de narices.

¿De narices? Yo no le veo nada raro a su nariz, al menos a simple vista.

-Ja, ja, ja… Es una forma de expresarme. Recuerdo que cuando hicimos Días contados, Carmelo Gómez y yo nos miramos y dijo él riendo: Esto es un casting de narices. Pero en serio, creo que el físico sí que influye, soy una mujer grande, soy una mujer fuerte. Sin embargo, mi carácter tiende mucho más a la comedia y al clown que al drama. Quizá hay algo en el fondo de ojos y en el alma, una cierta melancolía, que se transmite y por eso me dan estos papeles tan contundentes.

Colegas suyos aseguran que la comedia es más difícil que el drama.

-Yo lo creo. Personalmente, me parece mucho más complicado hacer una comedia que un drama. La comedia es un género difícil y, además, también tiene una parte que es drama.

¿Qué le parece el paisaje en el que se ha hecho ‘Presunto culpable’, la zona de Urdaibai?

-Nunca había rodado en un paisaje tan hermoso como este. A mí el mar me gusta mucho, fíjate que El guardián invisiblela hemos rodado en el Baztán y es otra barbaridad de paisaje. La naturaleza tiene allí una fuerza que te atrapa. Pero el mar es mi pasión y Mundaka es una maravilla, estoy enamorada de ese pueblo. Se ha convertido en mi recomendación para todos los amigos que se van por allí de vacaciones.

Como mande a muchos… es un pueblo muy pequeño.

-Ja, ja, ja… Pero es maravilloso, tomamos el pueblo al asalto;nos trataron estupendamente. Es un lugar para soñar y para disfrutar mucho. Es acogedor, divertido y luego, ese mar, es que me apasiona. Además, no es solo Mundaka, es todo lo que hay alrededor, es mucho y muy bello. Es un pueblo para compartir, por eso lo recomiendo.

¿Dispuesta a una segunda temporada?

-Por supuesto. Ya sabes cómo funciona la tele, tiene que ver con cómo funcione la serie cuando se emita. Lo que ha dicho la cadena es que están dispuestos a una segunda y todos estamos dispuestos a que así sea. Ha sido un rodaje muy agradable. Hemos estado la mayor parte del tiempo juntos en Mundaka y eso es mucho compañerismo dentro de un trabajo. La gente de allí nos ha cuidado mucho.

También han soportado frío, lluvia y viento.

-La verdad es que sí. Pero era muy curioso, en el mismo día, y en cuestión de horas, pasábamos por todos los estados meteorológicos. De repente llovía y quedabas empapada;recuerdo una secuencia en la que yo llevaba una barra de pan y aquello era imposible de terminar y al instante, rodábamos un contraplano y salía un sol espectacular, luego llegaba el viento… Era una secuencia completa de cómo cambiaba el tiempo en cuestión de horas.

Está al caer la grabación de la película de los otros dos libros de la trilogía del Baztán.

-De hecho, empezó el miércoles de la semana pasada, se hacen las dos películas juntas, a la vez. Vamos a estar trabajando cinco meses. Estoy en las dos, en la segunda mi personaje, Flora, tiene muy poca participación y en la tercera crece un poco más, vuelve a apuntalar lo que estaba ocurriendo.

Flora también es un personaje duro.

-Es un personaje muy fuerte y también una mujer con unos principios muy sólidos, muy anclados en el pasado. Pero es muy distinta a Amaia. La de Presunto culpable tiene una carga de humanidad distinta. Flora está muy anclada en el rencor y en el odio. A pesar de que los dos personajes han sufrido una pérdida importante, el camino de Amaia Otxoa discurre por otro lado.

¿Cuánto años lleva ya en en la profesión?

-Empecé en el mundo audiovisual en el 93 con Días contados y llevo ya en esto de la tele y el cine 25 años, antes había hecho teatro.

De no ser actriz…

-No lo sé. Voy bastante a salto de mata y tengo la sensación de haber llegado tarde a todos los sitios. Con esto comencé con 28 años, no era una jovencita. Ahora hay muchas cosas que me gustaría hacer. Recuerdo que cuando era pequeña había un parque en Valladolid y creo que hubiera querido ser jardinera, aunque seguro que al día siguiente quería ser otra cosa. Nunca tenía nada claro.

Además de ‘Presunto culpable’ y las películas de la trilogía del Baztán, ¿tiene algo entre manos: teatro, cine, televisión…?

-Teatro no, hace muchos años que dejé de pensar en ello, nació nuestro hijo y los horarios no eran compatibles. Respecto a proyectos a la vista, estamos pendiente para ver qué pasa con la segunda parte de Presunto culpabley tengo una propuesta para una serie de televisión que me apetece mucho, sería con Echanove. También parece que Juan Cruz, el socio de Corbacho, quiere levantar un proyecto, ahí estamos.

Trabajando a tope.

-Por suerte, hay trabajo y eso hace ilusión, que no falte, ya sabemos cómo es esta profesión.

¿Descansar?

-Hay tiempo para ello, no hay problema, lo importante es tener trabajo, que ese trabajo te guste y llene.

¿Quién es el ‘Presunto culpable’?

-Ja, ja, ja… Buena pregunta, habrá que ver la serie e ir asistiendo a cómo se desvelan los grandes secretos que ha escondido un pueblo a lo largo de muchos años, hay mucha intriga, muchas emociones y muchos secretos. Solo puedo decir que va a ser muy interesante.

La vende muy bien.

-Claro que sí. Es un trabajo que me ha encantado hacer, me he sentido muy cómoda.