xabier oyanguren, elia malaxetxebarria y kristina bilbao

Un viaje por la memoria de la guerra

Jóvenes de Busturialdea participan en un campamento en Croacia sobre los efectos de la guerra

Imanol Fradua - Viernes, 7 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Gernika-Lumo - Han retornado a casa recientemente tras experimentar unas vivencias que jamás olvidarán. Los gernikarras Elia Malaxetxebarria y Xabier Oyanguren, junto a la bermeana Kristina Bilbao, han permanecido 15 días en Croacia como participantes del campamento formativo europeo Venues of Victims / Venues of perpetrators del programa Erasmus+ mediante el que han podido desentrañar las huellas del conflicto de Yugoslavia. Compartir el día a día junto a 67 jóvenes de 12 países ha sido una experiencia enriquecedora, más si cabe tras explorar una memoria histórica de la que han sacado muchas iniciativas a aplicar en Gernika. Gernika Gogoratuz, socio del proyecto, ha permitido a Oyanguren, Bilbao y Malaxetxebarria acudir al campamento.

“Hemos podido observar la historia, pero esa que no se enseña en los libros”, señalan tras haber pasado por museos y lugares de la memoria de Zagreb, el campamento de concentración de Jasenovac o el pueblo de Lipa, que fue completamente destruido en la Segunda Guerra Mundial. “Hemos visto con nuestros propios ojos cómo se construye el relato de la memoria, cómo cambia de una persona a otra o de generación en generación”, aseguran. “Víctimas y perpetradores”, afirma Oyanguren, “que cambian de papel según los tiempos políticos e incluso que se llegan a modificar estatuas y espacios públicos según el régimen al poder”. En definitiva, “con este campamento nos hemos dado cuenta de que, al fin y al cabo, somos nosotros mismos los que modificamos la memoria”, puntualiza Malaxetxebarria.

Su paso por Croacia, en la que estuvieron acompañados por la colaboradora de Gernika Gogoratuz Maitane Uriarte, y el coordinador del proyecto, Andreas Schäfter, les ha permitido ver que “hay muchas cosas que aprender, aquí mismo en Gernika, sobre el ejemplo croata”, si bien también se toparon de bruces con una realidad habitual tras los conflictos bélicos. Ejemplo de ello fue su visita a la ciudad bombardeada de Vucovar, marcada por la guerra civil yugoslava, o Jasenovac, conocido como el Auschwitz de los Balcanes, “pero cuyo memorial transmitía paz”, agrega Malaxetxebarria. “Muchas de las personas a las que preguntábamos preferían no acordarse de algunos hechos del pasado, ya fuera por olvidar o porque hay heridas que todavía no han cicatrizado”, asegura Bilbao. No en vano, el campamento europeo no se ciñó a las visitas a museos o memoriales, sino que también incluía interactuar con los croatas.

Las lecciones aprendidas en el proyecto europeo por estos tres jóvenes les ha animado a tomar parte activa en la recuperación de la memoria histórica en Gernika. “Nos dimos cuenta de que tenemos mucho que aprender”, aseveran, “sobre todo a la hora de transmitir esa memoria del bombardeo”. “Gernika es un sitio simbólico y existen espacios donde se muestra qué ocurrió, pero nosotros también tenemos lagunas en cuanto a la memoria histórica”. Lo podrán hacer en iniciativas como Lobak o en cualquier otro de los proyectos abiertos en la villa. Por lo pronto, los jóvenes del proyecto Venues of Victims / Venues of Perpetratorsse reencontrarán en la localidad foral en noviembre en un encuentro en Astra que les refrescará las experiencias vividas. Así podrán seguir haciendo camino en la memoria histórica que las generaciones de gernikarras más jóvenes están dispuestas a mantener.