nuevo sistema de precios

El precio de la luz seguirá subiendo las próximas semanas

El Gobierno central reconoce que algunos de los componentes del recibo están “muy alejados” de su campo de acción

A. Diez Mon - Viernes, 7 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

BILBAo - La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, admitió ayer que el precio de la luz seguirá subiendo las próximas semanas y que su Gobierno tiene un margen limitado para frenar la escalada. El precio medio de la electricidad ha encadenado dos días de descenso y la electricidad será hoy casi un 9% más barata que el pasado miércoles, cuando se alcanzó el máximo anual.

Con todo, la factura que llegará a los hogares el próximo 1 de octubre reflejará la trayectoria del conjunto del mes, que se ha iniciado con grandes fluctuaciones. Sin embargo, se percibe que continuará la tendencia al alza de los últimos meses. Una evolución que ha hecho sonar las alarmas en la Asociación de Empresas de Gran Consumo de Energía (Aege), que calcula que la luz se encarecerá casi un 12% en diciembre. Si se cumple esa previsión, 2018 será el ejercicio con el precio medio más caro de los últimos veinte años. Solo en agosto los precios repuntaron un 35,5%.

La trayectoria de los últimos meses está obligando a moverse al Gobierno de Pedro Sánchez, pero su ministra para la Transición Ecológica reconoció ayer que el nuevo sistema de precios que se quiere poner en marcha no tendrá capacidad para corregir la trayectoria. Durante su intervención en un foro organizado en Madrid por el diario económicoCinco Días, Teresa Ribera aseguró que el Ejecutivo central está trabajando en un paquete de medidas con el que operar a corto plazo sobre cada uno de los componentes de la factura. Sin embargo, la ministra aclaró que alguno de esos factores del recibo de la luz están “muy alejados” de su capacidad de acción.

En esta línea, afirmó que el precio de la luz seguirá en aumento debido al incremento de los costes de derechos de emisión de CO2 y del carbón y la gasolina. A ello se suma una menor aportación de la energía eólica, lo que implica una mayor contribución de las centrales que utilizan combustibles fósiles. Al mismo tiempo, explicó la ministra, la producción nuclear ha sido inferior a lo habitual debido a operaciones de mantenimiento. Y todo ello coincide con un incremento de la demanda de energía motivada por el efecto de las altas temperaturas del verano.

En esa tesitura, Madrid “trabaja en las políticas necesarias que permitan una evolución racional de los precios de la electricidad y que ampare a los colectivos más vulnerables”. La intención es presentar el próximo 19 de septiembre una “reflexión” en el Congreso sobre qué pasos dar para poner a raya el precio de la luz.

diferentes consensos Es una cuestión compleja, admitió Ribera, porque “hay que generar consensos en cada uno de los bloques de los operadores. Hay componentes fiscales, de coste regulado, de mercado... Estamos trabajando en ello”, apuntó.

Ribera insistió en que hay que tomar medidas para evitar que los incrementos de la electricidad incidan en la economía o en los sectores sociales más vulnerables. Añadió que la atención a los 4,6 millones de personas que están en situación de pobreza energética debe ser prioritaria, pero apostó por iniciar una “reflexión más profunda” sobre los componentes que hacen aumentar el recibo de la luz.

Por su parte, representantes de las compañías eléctricas mostraron en otras jornadas sobre energía del Economista su disposición a buscar fórmulas para contener los precios e incluso admitieron la posibilidad de revisar el sistema. En esa línea, la consejera delegada de Iberdrola España, Ángeles Santamaría, aseguró que las reformas del mecanismo de fijación de precios deben realizarse tras una reflexión profunda y no estar “guiadas por la presión y las noticias” en los medios de comunicación. El consejero delegado de Endesa, José Bogas, indicó a su vez que no está habiendo ningún “abuso” por parte de las eléctricas, que “no se están beneficiando” de esta subida porque lo que pagan las familias “es la parte menor” del precio de la energía.

“Lo que está ocurriendo en el mercado mayorista es una consecuencia del CO2”, añadió Bogas, quien dijo que ya les “gustaría” a las compañías que los precios de los derechos de emisión y de las materias primas “fueran más baratos”.

Bogas apuntó que podría plantearse la revisión del mecanismo por el que se fija el Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC), mientras que la directiva de Iberdrola, manifestó que no es razonable que la tarifa PVPC sea “un espejo de los precios del mercado mayorista”, ya que es la que usan los consumidores con menor poder adquisitivo y apostó por un modelo que evite que estén tan sujetos a la volatilidad del mercado eléctrico.

previsión de subida

11,7%

el acelerón de agosto

35%