uso responsable de los espacios naturales

Quince playas vizcainas renuevan su certificado de calidad ambiental

Vistas de la playa de Arrigunaga. (Marta Hernández)
Entrega de los certificados de calidad. (Foto: José Mari Martínez)

Ese equilibrio entre el disfrute y la sostenibilidad todavía requiere de una mayor conciencia ciudadana

J. Fernández - Sábado, 8 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Bilbao - Paneles solares como fuente de energía para la megafonía de los socorristas, ecorreductores en baños, duchas y fuentes para achicar el desmedido y descortés consumo de agua... Gracias a estas y otras herramientas e iniciativas, más de la mitad de los 28 arenales vizcainos han renovado las certificaciones de calidad y gestión ambiental por haber sabido encontrar el punto de equilibrio entre el disfrute y la sostenibilidad.

Margen para mejorar hay todavía, reconocían ayer organismos e instituciones involucradas en la administración de los servicios materiales y de los recursos humanos que, cada temporada, hacen posible que los arenales de la costa de Bizkaia estén abarrotados cuando aprieta el sol. La playa urbana de Isuntza, por ejemplo, había acogido a 30.000 personas más que hace un año hasta el mes de julio incluido.

Así lo indicaba Koldo Goitia, alcalde de Lekeitio, minutos después de haber recibido los diplomas que certifican ese modelo de calidad que también atiende a criterios de control sanitario, vigilancia, equipamiento, fomento de las actividades culturales, accesos, servicios específicos para personas con discapacidad... Todo suma en beneficio de la comunidad playera, aunque en algunos casos se echa en falta “conciencia” y “responsabilidad” por parte de los usuarios.

Solamente “el uso responsable de un espacio natural” garantizará su preservación, ilustraba Luz Emparanza, directora en el País Vasco de Aenor. Las campañas informativas y medidas de sensibilización cumplen con el efecto deseado. En Lekeitio, decía Goitia en declaraciones a DEIA, han logrado reducir “un 31%” el consumo de agua en los servicios públicos a pie de playa. Sin embargo, tal y como apostillaba, los comportamientos incívicos (agua, basuras...) e irresponsables (gente atrapada por la subida de la marea) todavía están a la orden del día.

Esa falta de respeto de algunas personas también preocupa en Ispaster. Su alcaldesa, Garbiñe Saenz de Buruaga, hacía hincapié en las basuras y en la presencia de perros en la playa de Ogella. “Hay que mejorar la concienciación de la gente. Estamos todavía un poquito lejos. Y a pesar de todos los paneles y la señalización que hay. Nos falta responsabilizarnos y respetar esas señales, que por alguna razón se ponen...”, exponía a este periódico.

No obstante, cada año desde que allá por 2004 la Diputación Foral de Bizkaia apostó por lograr la doble certificación internacional ISO 9001 y 14001 para sus playas, siempre ha habido alguna mejora que ha cambiado la propia personalidad del arenal. Esta temporada, por ejemplo, con la reordenación y organización de eventos culturales y deportivos que hay en las playas;y también con la visualización de las corrientes marinas en los equipos que tienen los socorristas. “Para cuando nosotros hemos certificado vosotros ya lleváis años trabajando”, sentenciaba Emparanza.

En esta ocasión, las quince playas que han renovado esos diplomas son La Arena, Ereaga, Arrigunaga, Arrietara-Atxabiribil, Plentzia, Gorliz, Bakio, Aritzatxu, Laida, Laga, Ea, Ogella, Isuntza, Karraspio y Arrigorri, detalló Unai Gangoiti, director de Medio Ambiente de la institución foral. Él fue quien puso en valor el trabajo coordinado de todos los agentes (Diputación, Gobierno vasco, Cruz Roja, Consorcio de Aguas...) que cada temporada trabajan por ofrecer unos servicios de calidad en los arenales del Territorio y, al mismo tiempo garantizar un uso más respetuoso de las playas.

“Hemos buscado ese objetivo aplicando un modelo que implica una forma de trabajar que persigue la mejora continua en la gestión y que abarca todas las actividades ligadas a la gestión de los arenales. Desde que adoptamos este sistema hasta ahora hemos hecho muchos progresos. Y quiero agradecer este trabajo a todas las entidades y personas que lo han hecho posible”, declaró Gangoiti. Unas palabras secundadas por Luz Emparanza cuando destacó ese trabajo coordinado entre distintas responsabilidades en la gestión. “Es poco usual que distintas instituciones trabajen de modo tan coordinado en un proyecto común”, valoró.

Secciones