ezkerraldea

Miles de portugalujos disfrutan en cuadrilla de la fiestas de San Nikolas

Iratxe Gañán se visitó de rosa chicle en la fiesta portugaluja para celebrar su despedida de soltera.

A las cuatro de la madrugada ya había grupos madrugadores montando sus toldos bajo los que cocinar la comida del día

Miguel A. Pardo - Domingo, 9 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 19:54h.

Portugalete - Cada inicio del mes de septiembre tiene en Portugalete una celebración muy especial;la fiesta de San Nikolas. Se puede decir que es, para muchos, la espuela del verano, las últimas rondas, la última fiesta antes de que el otoño llegue a la villa. Ayer, miles de portugalujos volvieron a cumplir con la tradición y llenaron el paseo de La Canilla en una cita en la que compartieron espacio, fiesta y mantel hasta tres generaciones de jarrilleros. Esa es una de las características de la festividad de las cuadrillas portugalujas. Y es que, tengan más de 20, 40 o 60 años, todos quieren disfrutar de una jornada en la que la diversión, el buen comer y el buen beber son la nota dominante. En total, fueron 17 horas de fiesta -oficial- que comenzaron con el lanzamiento del txupin y la ofrenda al santo a las 10.00 horas. Ese fue el inicio que marcaba el programa pero, para entonces, muchas cuadrillas ya acampaban en La Canilla con el objetivo de tener un lugar preferente en el recinto festivo. Algunos habían comenzado a dar forma a sus carpas a las cuatro de la mañana, otros a las cinco, algunos no tan madrugadores a las seis... Y es que el que quiera tener un buen sitio donde montar su tenderete en San Nikolas debe madrugar o, en su defecto, trasnochar. Unos reservan sitio, otros cocinan, todos se reparten las tareas y todos disfrutan en cuadrilla. Javi Mena, Jon Barruetabeña, Gabriel Martín, Javi Sánchez, Alvaro Escribano, Iñaki Gómez y Andeka Garay formaban parte de uno de los grupos que dieron color, sabor y vida al paseo de La Canilla ayer. “Es una fiesta de cuadrillas, en la que se unen generaciones en un mismo lugar y el ambiente es genial”, aseguró esta cuadrilla que lleva más de una década asistiendo a su cita con San Nikolas. De hecho, ellos, sus vidas, han evolucionado de la mano con esta fiesta. “Antes veníamos solos, ahora lo hacemos con nuestros hijos. Hemos evolucionado y hemos adaptado la fiesta a nuestra realidad. Por eso nos hemos colocado entre los hinchables para los niños y los baños”, afirmaron entre risas. Sin duda, los juegos para los más txikis fueron unos de los grandes atractivos de las primeras horas de San Nikolas. Mientras unos aguardaban para disfrutar de los juegos junto a la ría, al otro lado de La Canilla, en las inmediaciones de la Oficina de Turismo, la fiesta se cocinaba a fuego lento. El marmitako y las tortillas que iban a presentarse a concurso compartían espacio con otros platos como la paella y barbacoas con costilla, morcilla, panceta y chorizo. Porque San Nikolas es una fiesta de buen comer y buen beber y ejemplo de ello, Eneko García y Jagoba Ruiz, de la cuadrilla Komando. Ellos llegaron a las 5.40 horas y, pasadas las 13.30 horas estaban cocinando una paella que tenía una pinta espectacular. “Nos hemos presentado al concurso de tortillas y de sangría y, además, estamos haciendo esta paella. Llevamos viniendo diez años y es un día para disfrutar en cuadrilla, reencontrarnos con gente y conocer a otros personas”, comentaron.Cada fiesta de San Nikolas es una cita a recordar pero quien, a buen seguro, no olvidará la jornada de ayer será Iratxe Gañán. Ella fue la reina de la fiesta y lo fue, absolutamente, por sorpresa. En sus planes estaba disfrutar de este día tan especial para los jarrilleros “como siempre”, pero su familia y amigos le tenían preparada una auténtica sorpresa. Además de ser San Nikolas, para Iratxe fue su despedida de soltera. Le hicieron vestir un traje rosa chicle que, sin duda, llamaba la atención. Euskaraldia Los festejos son, también, el marco ideal para concienciar a la ciudadanía acerca de diversas causas. El uso del euskera es una de ellas y Euskaraldia Ezkerraldea puso su particular photocall a la entrada del recinto festivo, unas fotos que sellan el compromiso de usar el euskera. Uno de los grupos que pasó por este punto fueron Mentxu López de Bergara, Ana Monasterio, Marga Villamediana, Rober Makalla y Garikoitz Mancisidor. “Sin duda, el de hoy es un día especial de pasarlo bien todos juntos y de apoyar a Euskaraldia. Es una fiesta muy participativa creada por las cuadrillas y, para nosotras, marca de alguna manera el final del verano. Es precioso ver a gente de todas las edades disfrutar”, zanjaron.

Secciones