uribe - txorierri- mungialdea

Marmitas de bonito aroma

La XLI edición del campeonato de Euskal Herria de marmitako, celebrado en el parque Torrebillela de Mungia, fue todo un éxito en una jornada veraniega espléndida

Carlos Zárate - Domingo, 9 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 19:48h.

De junio a septiembre, durante la temporada de pesca del bonito, no hay un plato más reconocido de la gastronomía vasca que el marmitako, estrechamente relacionado con el mar y la tradición pesquera del Cantábrico. Antaño, los pescadores vascos disfrutaban entre faena y faena de este guiso formado fundamentalmente por patatas, pescado, cebolla y pimientos choriceros. Cuentan que un principio lo degustaban mezclado con nabos y castañas hasta que llegó la patata de América. Desde entonces ha evolucionado mucho pero su preparación sigue siendo todo un ritual. Un suculento manjar para disfrutar en buena compañía, como de la que gozaron ayer en Mungia decenas de personas con motivo del XLI campeonato de Euskal Herria de marmitako, celebrado en el parque Torrebillela, un pulmón verde de la localidad.El evento, organizado por la Sociedad de Caza, Pesca y Tiro de Mungialdea, con la colaboración del Ayuntamiento de Mungia, resultó todo un éxito. El buen tiempo animó a los más cocinillas a ponerse el delantal y encender los fogones, aunque no se registró la misma afluencia que otros años. En total, se dieron cita 38 cuadrillas, según informó la organización, procedentes de diversos rincones de Euskadi. “Lo importante es que está lo mejorcito, la crème de la crème. Lo que pasa es que ha coincidido una fecha con muchas fiestas en los pueblos”, justificaron. Muchos prefieren guardar bajo secreto de sumario los trucos para cocinar el mejor marmitako, pero no hay duda de que es clave disponer de productos de calidad, mimar el caldo, añadir el bonito justo al final y rehogar bien las verduras. Así, el olor a pimiento y cebolla pochados llenó de aroma el entorno de Torrebillela. La pareja formada por Alejandro Olabarria y Josu Respaldiza, los cocineros del txoko Beti Jai de Orozko, acudió con tiempo para preparar todo “con calma”. “Nos ha quedado el color bonito, un detalle que es muy importante. Al jurado le suele gustar más rojo pero nosotros siempre hacemos así”, señalaron. Desde Areta, en Araba, llegaron la cuadrilla Zipi y Zape, que compartió espacio con Areta República. “Solemos venir a este tipo de citas gastronómicas todos los años”, relataron. Idéntico guión siguieron los tres integrantes del txoko Kantarranas, de Orduña, flamantes ganadores en Bilbao y que acudieron a Mungia con la máxima ambición. “Venimos a ganar, hace unos años quedamos segundos”, proclamaron. También de Orduña llegaron Manu Pérez y Aitor Martínez, de la cuadrilla Sukalki, vigentes campeones. “Este año no pinta mal la cosa, vamos a intentar revalidar la txapela”, bromearon. Asimismo, desde Mungia, Zamudio y Larrabe-tzu llegaron los miembros de Marrazoak Karmelo Lekerika, Iñaki Rodríguez, Isusko Izaguirre y Jabi Madariaga. “Llevamos muchos años participando en concursos de sukalki, rabú...”, destacaron. Otros se adaptaron al certamen. “Somos más de sukalki, pero nos gusta colaborar en todas las fiestas del pueblo”, proclamaron los integrantes de la cuadrilla Aitonak Zutondoak. Finalmente, por la tarde, el jurado dio a conocer los ganadores. La txapela de campeón se la llevó la cuadrilla Marrazoak de Mungia;el segundo puesto fue para Txomin Meabe de Gamiz-Fika y el tercer puesto para el Txoko Andra Mari de Orduña. Todos ellos se llevaron txapela, un trofeo, vino, txakoli, salmón, entre otros enseres.