Nacho Carretero autor de ‘fariña’ y ‘en el corredor de la muerte’

“Ahora hay más cocaína en movimiento en Galicia que la que ha habido nunca”

Visibilizó el narcotráfico con 'Fariña', el libro secuestrado judicialmente;ahora pone el dedo en la llaga que supone la estancia de Pablo Ibar en el corredor de la muerte

Una entrevista de Rosana Lakunza Fotografía Miquel González - Domingo, 9 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Nacho Carretero lleva la pasión, la investigación y los reportajes en su ADN. Sus historias han despertado el interés audiovisual. Bambú, productora que realizó para Antena 3 la serie Fariña, ha comprado también los derechos de En el corredor de la muerte.

Sus dos últimos libros ‘Fariña’ y ‘En el corredor de la muerte’ han concitado el interés audiovisual, supongo que estará más que satisfecho.

-Estoy satisfecho viéndolos como libros, pero es evidente que estoy contento de que Fariña haya sido una serie de tanto éxito, ya veremos qué pasa con el otro. Son libros de historias periodísticas, reales, pero narrativamente fascinantes, muy atractivas. Creo que ese es el punto que ha atraído a las productoras.

Algo que no pasaba hace tiempo.

-Vivimos tiempos en los que el audiovisual tiene mucho interés por el mundo periodístico, pero es algo que en otros lugares, no en España, ya se había detectado. Ahora hay un vínculo muy grande entre las historias periodísticas y las series de ficción.

¿Escritor o periodista?

-Sin ninguna duda, periodista. No me siento escritor, lo que he hecho en Fariña y en este libro es una labor periodística. Es descubrir unos hechos, observarlos y contarlos. Después, puedes utilizar un lenguaje más o menos literario o novelesco, se puede revestir el reportaje con elementos más o menos atractivos para el lector, pero en ningún caso deja de ser un trabajo periodístico.

¿Se atrevería con la ficción sin elementos de realidad que la sostenga?

-De momento, no. Lo veo más como un sueño de algún día que una posibilidad real, me da bastante vértigo. Todavía hay un montón de historias reales por contar, así que no sé si algún día llegará el momento de la ficción pura, tampoco sé si estoy capacitado.

¿Cómo surge este libro sobre Pablo Ibar?

-Yo llegué a Pablo Ibar en 2012 a través de Tania, su mujer. Me llamó mucho la atención las particularidades de la historia, lo que representa y a las reflexiones que invita. Me di cuenta de que quería seguir esa historia de forma profesional e, inevitablemente, de forma emocional.

¿Emocional? No parece nada bueno para la objetividad.

-Pero es inevitable que surja ese aspecto por el interés que me despierta el sufrimiento de estas personas. Me pareció que era una historia digna de ser seguida y digna para ser contada. He ido publicando distintos reportajes, pero digamos que el reportaje definitivo es este libro, En el corredor de la muerte.

Puede parecerle una pregunta cruel, pero ¿está convencido de la inocencia de Pablo Ibar?

-Digamos que todos los elementos que he ido descubriendo, todas las horas invertidas en conversaciones con la familia, todas las evidencias judiciales que hay, me llevan, no solo a mí, a mucha gente, a alimentar la idea de que es inocente. Pero no quiero dar mi opinión, mi papel en este libro es el de un narrador que ha descubierto estos hechos y los explica, que el lector saque sus propias conclusiones. Intento ser lo más aséptico posible.

Sin embargo, muchas veces nos creemos un veredicto a pies juntillas.

-A veces no nos queda más remedio. El debate siempre va a estar abierto, aunque Pablo sea absuelto el día de mañana, las familias de las víctimas van a seguir convencidas de que el culpable es él si no se halla a otro, al verdadero. La manera de aferrarnos a una verdad, si no absoluta, pero sí al menos de consenso es un tribunal.

Pero en este caso…

-Todas las evidencias de las que dispone el tribunal invitan a pensar que es virtualmente imposible que Pablo Ibar haya cometido los crímenes de los que se le acusan, las pruebas demuestran que es inocente.

Florida es uno de los estados que más defiende la pena de muerte. ¿Causaría un terremoto social y removería las conciencias la puesta en libertad de Ibar sin cargo alguno?

-Debería, pero no lo creo. No sería el primer inocente en salir del corredor de la muerte. Florida respalda de forma muy fuerte la pena de muerte. Debería tambalearse un sistema tan cruel y tan extremo con un caso como el de Pablo. De salir en libertad, se consideraría un proceso judicial más y no creo que se ponga en duda el sistema.

¿Y cómo pagaría el sistema un error judicial de este calibre si es declarado inocente?

-De ninguna manera, esos años ya no se pueden recuperar. Pablo ha perdido media vida y no la va a poder recuperar nunca.

La misma productora de ‘Fariña’ ha comprado los derechos audiovisuales de este libro. ¿Cómo ve usted una serie sobre ‘En el corredor de la muerte’?

-A mi Fariña me dejó completamente satisfecho. Si el proyecto se lleva a cabo, creo que aún hay que esperar, estoy seguro que tendrán toda la sensibilidad y el respeto por la historia;estoy convencido que sabrán reflejar con muchísima profesionalidad lo que se merecen Pablo y su familia.

¿Cuál de las dos historias cree usted que es más difícil de adaptar en televisión?

-No sé. Hay que tener en cuenta muchos aspectos. El acierto de Fariña es haber contextualizado con actores y actrices de Galicia, con la forma de hablar, con los mensajes, con la atmósfera y con la situación. La serie supo captar todo muy bien, y no era sencillo. En el caso de la historia de Pablo Ibar, hay que tener en cuenta que atañe a una familia y que todo lo que ha pasado está causando mucho dolor y mucho daño. Es un desafío y un reto muy grande.

Secuestro de ‘Fariña’ libro, una situación que parece a estas alturas totalmente surrealista.

-Fue surrealista en el sentido de que la decisión judicial es incomprensible, no solo para mí o la editorial, para todo el mundo. La opinión sobre este caso fue bastante unánime. Casi me atrevería a calificar la decisión judicial de negligente y que no debería ser representativa de lo que es, de lo que debe ser, la libertad de expresión. Ojalá sea un caso aislado y que invite a la reflexión y a que no vuelva a ocurrir.

¿Sabe el precio que se pedía por los ejemplares de ‘Fariña’ cuando estaba secuestrado?

-Claro, bastante alto. Lo que se decía que podían costar me pareció una barbaridad y era un poco absurdo, fue una medida cautelar y era cuestión de tiempo que se revocara y que el libro estuviera de nuevo en la calle.

¿Una buena publicidad?

-El libro se había vendido bien sin esa medida cautelar. Sí tuvo su punto morboso de libro prohibido. Vi que mucha gente pedía por él hasta 1.000 euros o más, pero lo que nunca me confirmaron es si alguien llegó a pagar semejante cantidad y me temo que no.

Se ha convertido en uno de los libros más vendidos en 2018, tiene que saberle a gloria ese dato.

-Ahora mismo ya son más de 100.000 ejemplares vendidos, es una cifra altísima y supera cualquier expectativa que tuviera yo cuando lo escribía o la editorial cuando lo publicó. Tampoco lo escribí con el ánimo de que fuera un superventas, a mí lo que me apetecía era contar la historia de ese capítulo oscuro de Galicia, lo escribí porque era el libro que en ese momento me hubiera gustado leer;esta era mi ilusión y lo que vino después es algo extraordinario que aún a día de hoy me sigue sorprendiendo.

‘Fariña’ habla de narcotráfico en una época pasada. ¿Se ha reducido o nos hemos olvidado?

-El narcotráfico está más vivo que nunca, hay más cantidad de cocaína en movimiento que la que hubo antes y no lo digo yo, lo dice un informe de la ONU publicado hace unas pocas semanas. En este informe se explica que la cantidad de cocaína que viene de Latinoamérica a Europa es más elevada que nunca. La ecuación es fácil: España es uno de los países de entrada de esta sustancia en Europa y los puertos por donde llega son los del Mediterráneo -Algeciras, Valencia y Barcelona-, y la costa gallega.

Pero parece menos visible.

-Es verdad que el modus operandio el escenario es mucho más discreto que antes. Todo es más opaco porque los narcotraficantes gallegos de hoy muestran un perfil público más bajo y pasan más desapercibidos. Nada que ver con los históricos que ostentaban mucho y que eran más llamativos.

¿Imposible de parar?

-No sé si imposible, pero hay algo seguro. La llamada guerra contra el narcotráfico no está dando resultados con los medios que se están utilizando. Si después de tantos años de guerra aparece un informe que dice que hay más cocaína que nunca.

“Me atrevería a calificar la decisión judicial sobre el libro ‘Fariña’ como una negligencia”

“Las evidencias de las que dispone el tribunal de Florida invitan a pensar en la inocencia de Pablo Ibar”

“Pablo ha perdido media vida en la cárcel. Si sale libre, nadie va a pagar nada, sería un proceso judicial más”