tekno

Fortnite: el fútbol de los videojuegos

El videojuego Fortnite Battle Royale. (CEDIDA)

Por Alex Rayón - Domingo, 9 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

supongo que este verano, en alguno de los espacios sociales en los que os habréis movido, alguien habrá hablado de Fortnite. Es el videojuego del momento. Lo es, además, para personas de múltiples generaciones. Su dinámica no es complicada: un juego de zombies en el que una serie de supervivientes, manejados por humanos, colaboran para evitar que la tierra sea conquistada por unos invasores en forma de “muertos vivientes”. 100 personas se enfrentan entre ellas, en un territorio cerrado. Sólo sobrevivirá una.

A datos de junio de 2018, 40 millones de jugadores se conectan todos los meses. En total, se calcula que son ya 125 millones en todo el planeta. Está ingresando más de 300 millones de dólares al mes. En mayo batió el récord histórico de ingresos de un videojuego (318 millones), según SuperData Research. A diferencia de otros éxitos recientes como Pokémon Go, no solo consigue más jugadores, sino que los retiene. Pokemon Go empezó imparable (aunque en su mejor mes ingresó 200 millones de dólares), pero se fue posteriormente desinflando.

Se estarán preguntando qué aporta este juego frente a otras alternativas que no han llegado a esos números ni de lejos. El primer elemento que citan varios expertos de marketing es su sencillez: personas compitiendo por un objetivo claro y simple, y con un diseño estético muy cuidado y multi-generacional. Sin embargo, creo que hay otros elementos que hacen de este juego algo realmente singular. En mi opinión, destacan su modelo streaming, ser multiplataforma y que sea gratuito.

Con streaming me refiero a que se trata de un juego divertido de ver, no solo de jugar. Y esto, en una era en la que los e-sports (deportes electrónicos) no paran de crecer, es realmente importante. El fútbol nunca hubiera sido tan popular si no fuera porque es muy divertido de ver. Hasta el partido más tostón, tiene siempre ingredientes que lo pueden hacer atractivo de un momento a otro. Una jugada aislada, puede desequilibrar el partido y despertar emoción. Fortnite tiene algo de eso. Una partida entre el jugador profesional @Ninja y el rapero Drake, tuvo 635.000 espectadores. El youtuber Rubius organizó un torneo en España reuniendo a 100 youtubers “influyentes” para que jugasen entre ellos, llegando a estar un millón de personas viendo las partidas. El vídeo de esas partidas, acumula más de 17 millones de visualizaciones en Youtube. Tal ha sido el éxito de las emisiones de Fortnite, que ya tiene un tercio de todas las visualizaciones mundiales en streaming de partidas de videojuegos. En Twitch, la “TV para partidas de videojuegos”, en 2018 el 50% de las visualizaciones son de este juego. Es el fútbol de los videojuegos.

También es multiplataforma. Está disponible para Playstation, Xbox, Nintendo Switch, Pc, Mac, iOS y Android (desde hace poco). Es decir, está en toda plataforma donde un videojuego puede ser jugado. Su sencillez hace que sea fácil llevarlo a todos los sitios donde se puede jugar.

En tercer y último lugar, es un juego gratuito. Esto no lo haría singular por sí mismo, pero sí que no haya que pagar para ser mejor. El modelo de pago para obtener mejores características en un juego, se estaba empezando a poner muy de moda. En Fortnite, solo puedes mejorar tus capacidades a través del mismo juego. Lo cual, retroalimenta la adicción y fortalece la justicia. En una era en la que monetización de los juegos estaba empezando a generar modelos de pago muy agresivos, esto incluso es de agradecer.

¿Cuál es el horizonte de este éxito? Convertirse en un e-sport o deporte electrónico. Es decir, en ser el “fútbol de los videojuegos” realmente. De hecho, ya está en ello. La empresa desarrolladora (Epic Games) ha anunciado ya que en esta primera temporada 2018-2019 habrá 100 millones de dólares en premios. En 2017, todos los e-sports juntos sumaron unos premios de poco más de 120 millones de dólares. El principio de “menos es más”, parece que ha funcionado.

Secciones