Getxophoto

Quinientos sopapos a Trump

Medio millar de personas acuden a la instalación ‘Jump Trump’ de Getxophoto en sus cuatro días de exposición
El montaje consistía en saltar sobre una colchoneta con el rostro del polémico presidente

Marta Hernández - Lunes, 10 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

getxo - ¡Zas, en toda la boca! O en toda la cara o... en la cabeza por completo. Ahí, en el suelo de la entrada del Getxo Antzokia, ha permanecido desde el jueves y hasta ayer la creaciónJump Trump, o sea, una lona de 8x5 metros con el rostro del presidente de Estados Unidos encima de una colchoneta que forma parte de la presente edición de Getxophoto. Sobre ellas, se han tirado un buen puñado de personas en estos cuatro días, más de 500, y la gran mayoría lo ha hecho para darle un sopapo metafórico a Trump. “No es alguien que despierte muchas simpatías, desde luego que no...”, admitía Jesús Iniesta, uno de los saltarines que se ha lanzado de espaldas -o de culo- sobre el polémico mandatario.

La curiosa instalación, que firman el francés Thomas Mailaender y el holandés Erik Kessels, persigue eso: darle un escarmiento simbólico a Trump, ajustar cuentas, mostrar desencanto hacia él... Es, básicamente, una vendetta hacia sus políticas y su forma de pensar. “Es una manera graciosa de expresar que no estamos de acuerdo con él”, aseveraban Etor Sobrevilla y Virginia Cepeda, otros de los que probaron esta atracción. “Y es muy divertido”, insistían. Y es que se trata de caer desde una altura de casi tres metros sobre un hinchable. La gracia era lanzarse de espaldas, porque la colchoneta tiene una primera capa con huecos que engullen a quien se tira y así la foto con la cara de Trump se queda arrugada provocando en el presidente norteamericano una expresión de lo más caricaturesca... “¡Es un puntazo! Dices: Hala Trump, in your face (en tu cara). Cuando me enteré de que iban a poner esto, me despertó la curiosidad y ahora lo he disfrutado mucho”, destacaba el getxotarra Eduardo Ugarte.

En concreto, la presentación de Jump Trumpreza así: “¿Quién no saltaría en la cara del todopoderoso presidente que separa a los niños migrantes de sus padres y los mete en una jaula? Mailaender y Kessels, dos artistas que trabajan con la reapropiación de imágenes, ofrecen la posibilidad catártica de vengarse del hombre más influyente de la tierra, aunque sea solo durante unos efímeros segundos. Al tirarse desde un trampolín sobre una colchoneta que lleva un retrato de Donald Trump de tamaño gigante, el espectador se convierte en parte de una instalación interactiva e irreverente. Acostumbrados a trabajar con el sentido del absurdo y del ridículo, Kessels y Mailaender crean un ambiente de diversión y, al mismo tiempo, de crítica política que resulta simplemente irresistible”. Sin embargo, no todo el mundo opina lo mismo. El PP de Getxo demandaba el pasado viernes la retirada de este montaje porque es “una auténtica falta de respeto a una persona”. El portavoz popular, Eduardo Andrade, argumentaba que “Trump puede ser o no del agrado de cada uno pero sigue siendo una persona;más aún, se trata del presidente de un país elegido democráticamente”. Además, Andrade comentó -con algo de sorna- que están en contra de esta obra, “del mismo modo que nos opondríamos a una que consistiese en saltar sobre la cara del alcalde de Getxo, Imanol Landa, sobre la que muchos vecinos saltarían encantados”.

La instalación, a pesar del PP, ha estado los cuatro días que tenía previstos en el Getxo Antzokia, y tal y como desvelaron ayer desde la organización de Getxophoto, más de 500 personas han pasado por allí para vengarse de Trump. “Esto es cultura, arte y reivindicación de una manera sana. Es una forma acertada de hacer crítica política. A mí me parece una buena idea”, defendía el bilbaino Jesús Iniesta. Y en esa misma línea discurría Iker Domínguez, de Algorta. “No me parece ofensivo, aunque cada uno que piense lo que quiera, porque siempre hay quien busca tres pies al gato”.