Telele

Dioses y marcas

José Ramón Blázquez - Lunes, 10 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

las culturas griega y romana tenían innumerables deidades. Siglos después la civilización más avanzada de la historia adora a tantos dioses como entonces. Se llaman marcas y reciben idolatría universal. De Júpiter, Venus, Apolo, Afrodita y otros hemos transitado a Ferrari, Chanel, Prada, Lacoste y demás divinidades a las que, fascinados, imploramos nuestros deseos. No parece que los mortales seamos capaces de vivir sin mitología. Reconozco mi insuperable adicción por Apple y sus productos. La absoluta equivalencia entre dioses y marcas la encarna Nike, que era la diosa griega de la victoria. Dura batalla libra estos días tras la emisión de la campaña de aniversario de su legendario eslogan Just do it, protagonizada por el jugador de fútbol americano Colin Kaepernick, uno de los deportistas negros que plantó cara al racismo de Donald Trump. El anti dios de la Casa Blanca ha convocado a sus devotos al boicoteo de las zapatillas, lo que ha ocasionado la pérdida del 3% de su cotización bursátil.

Pero Nike y su mensaje ético (la épica de la integridad a riesgo de perderlo todo) son más poderosos que la xenofobia y el patriotismo panderetero, lo que le permitirá ganar esta guerra y mantenerse en el Olimpo con nuevos y fervorosos fieles. No necesitará responder al trumpismo con anuncios en televisión. Algo así ocurre con el lazo amarillo, un signo solidario con los líderes independentistas catalanes injustamente encarcelados o exiliados. Quienes retiran esos símbolos de calles y edificios actúan como Trump contra el pluralismo y la libertad de expresión. Son tan primarios que golpearon al camarógrafo de Telemadrid al confundirlo con otro de TV3, lo que implica su aprobación tácita de la represión contra los periodistas de la cadena pública de Catalunya. El odio despiadado que van sembrando Rivera y Casado contra TV3 es parecido al que años atrás sufriera ETB.

Si en la antigüedad todos los dioses eran respetados, ahora las marcas que los reemplazan se clasifican según su calidad y credibilidad. Su divinidad está a prueba.

Secciones