juicio por la muerte de la bebé Alicia

Excompañeros del acusado de matar a la bebé Alicia dicen que no mostraba síntomas de enfermedad mental

Varios excompañeros de trabajo de Daniel M., acusado de matar a una bebé de 17 meses en 2016 en Vitoria, lo han definido como una persona "normal", que no presentaba un comportamiento "extravagante" ni mostraba síntomas de padecer una enfermedad mental.

EP - Lunes, 10 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 11:53h.

GASTEIZ. La Audiencia Provincial de Alava ha acogido este lunes una nueva sesión del juicio contra Daniel M., un profesor de música acusado de asesinar a la bebé Alicia, a la que el 25 de enero de 2016 lanzó desde la ventana de su piso de Vitoria.

Este joven, que en el momento de los hechos tenía 30 años, reconoce haber lanzado a la niña por la ventana, aunque alega que lo hizo porque vio en ella a la "semilla del mal" y porque se siente como un "ángel" que tiene la misión de "salvar el mundo".

La defensa solicita que se le exima de toda responsabilidad penal, al considerar que cuando mató a la niña se encontraba en un estado de enajenación mental. La acusación, por el contrario, estima que el supuesto delirio de Daniel es "mero teatro", y reclama que se le condene a prisión permanente revisable.

Cuatro excompañeros de trabajo de Daniel en centros musicales de Vitoria y en Agurain, en los que el acusado era profesor de saxofón, han coincidido al definirlo como a una persona "normal", que no presentaba síntomas de enfermedad mental.

La primera testigo en declarar ha sido la profesora de saxofón de una escuela de música de Vitoria a la que el acusado sustituyó durante una baja maternal en los meses previos al día de los hechos. Esta mujer, que ha explicado que llegó a tener una relación "muy cercana" con Daniel M., ha afirmado que este en ningún momento tuvo comportamientos "inadecuados o extravagantes".

"UN POCO SECO"

Esta profesora de música ha asegurado que el joven se comportó siempre como una persona "normal", y que no recibió ninguna queja por su comportamiento como profesor, más allá de que alguna persona le trasladó que era "un poco seco".

El director de la escuela de música en la que Daniel realizó la referida sustitución como profesor de saxofón ha explicado que tampoco recibió queja alguna respecto a él. Asimismo, ha subrayado que nunca tuvo comportamientos "extravagantes o inadecuados", ni siquiera en las semanas previas al tráfico suceso que acabó con la vida de Alicia. En la misma línea, ha explicado que Daniel nunca dijo o hizo algo que le hiciera pensar que podía tener algún "problema mental".

Por su parte, una profesora de una escuela de música de Agurain (Alava) ha declarado que el acusado, con el que coincidió en este centro como docente, nunca mostró ante ella una actitud "inadecuada, extravagante o extraña", y que tampoco nadie le refirió que Daniel tuviera una conducta de ese tipo.

Al igual que otros testigos, ha manifestado que nunca pensó que el joven pudiera sufrir alguna enfermedad mental. Respecto a la labor del joven como profesor, la única queja que recibió estuvo motivada porque, al parecer, "regañaba" a un alumno que era "muy movido".

SIN IDEAS "DELIRANTES"

Otro excompañero de trabajo del acusado, con el que coincidió como profesor en Vitoria y Agurain, ha asegurado que Daniel --que alega oír "voces" y dice percibir "señales" ajenas al mundo real-- nunca hizo referencias a cuestiones "sobrenaturales". Este testigo ha subrayado que el presunto asesino no daba muestras de tener ideas "delirantes", y que su comportamiento era "normal" y su discurso, "lógico y coherente", sin que en ningún momento mostrara síntomas de enfermedad mental.

En la sesión de este lunes también han comparecido los forenses que realizaron la autopsia de la bebé. La comparecencia de estos expertos, efectuada a través de videoconferencia, se ha centrado básicamente en ratificar que la muerte de Alicia se debió a un traumatismo craneoencefálico con hemorragia cerebral causada por un impacto "intenso" contra una superficie dura.

Estos peritos también han reiterado -tal y como señalaron en el informe de la autopsia-- que en el cuerpo no se hallaron pruebas "físicas ni biológicas" de que hubiera sido víctima de abusos sexuales.