renovación del navarro

El asunto Iker Muniain

El Athletic maneja abordar más temprano que tarde el proceso de renovación de un futbolista franquicia

Pako Ruiz - Martes, 11 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

bilbao - El parón competitivo de 19 días al que se ha visto abocado el Athletic tras la suspensión de su encuentro en Vallecas el pasado día 1, y que se sumaba al conocido del último fin de semana debido a los compromisos internacionales de las diferentes selecciones oficiales, no ha tenido incidencia en Ibaigane, donde sí hay actividad. No en vano, la Junta Directiva presidida por Josu Urrutia, que también ultima los detalles organizativos de la que será su última Asamblea Ordinaria de Socios Compromisarios de su segunda legislatura, dispone de varios asuntos sobre la mesa, gran parte de ellos concernientes a la situación contractual de los futbolistas que solo tienen firmado con la entidad hasta el próximo 30 de junio. El nombre de Alex Remiro se encuentra en boca de la familia athleticzale por el impacto que ha ocasionado desde el arranque de liga y cuya consecuencia es de sobra conocida. Sin embargo, hay otro protagonista que acapara la atención en la sede de Alameda Mazarredo y no es otro que Iker Muniain, un jugador referencia y del que toca afrontar su renovación.

La relación de Remiro y Muniain con el Athletic a día de hoy expira en nueve meses. No son los únicos casos. También se da el mismo escenario con Markel Susaeta, el capitán;Aritz Aduriz, la referencia goleadora;Mikel Balenziaga, que tiene muy complicado gozar de recorrido esta campaña;Óscar de Marcos, un futbolista fiable para todos los técnicos que ha tenido;y Mikel Rico, que podría estar ante su último año como rojiblanco. Urrutia y su equipo deben marcar los tiempos en cada asunto, pero los dos más candentes lo lideran el guardameta y el txantreano, que frente al Huesca cumplió su partido número 350 como rojiblanco con solo 25 años de edad y pese a sufrir sendas lesiones graves en sus dos rodillas.

Muniain (Iruñea, 19-XII-1992) renovó su actual contrato en junio de 2015 y entonces no quiso que su caso se convirtiera en un culebrón. Tampoco desea que suceda en esta ocasión. En su última comparecencia ante los medios de comunicación desveló que el club no se había puesto en contacto con él, si bien no era un escenario que le preocupara en demasía. No se trata de jugar una larga partida de ajedrez. Hay negociaciones muy cercanas de las que no se quiere caer en la repetición. El navarro lo tiene claro. Su deseo es continuar en el Athletic y la entidad bilbaina, que en marzo entrará en principio en un proceso electoral, también comparte el mismo anhelo. Se trata, entonces, de llegar a un entente común en todos los matices que comprenden un procedimiento de este calibre.

El de la Txantrea, uno de los capitanes del colectivo, ha roto con la agencia de representación que le ha llevado desde varios años atrás. Puede entenderse como un movimiento táctico de cara a la inminente negociación o simplemente así lo ha decidido para recibir ideas y consejos renovados. Lo cierto es que a sus nuevos asesores les toca gestionar un momento clave en su carrera, ya que la Junta Directiva maneja activar este asunto más temprano que tarde. En Ibaigane se asume el rol que ejerce Muniain, un futbolista que ha cogido más músculo futbolístico en los últimos tiempos y que ofrece un perfil único. La incorporación a su despacho de Jon Berasategi, el director general de la entidad, tras consumar su periodo vacacional permitirá impulsar el proceso de renovación de un jugador franquicia.

FICHA TOP El listón salarial de la plantilla ha sufrido un evidente repunte en los meses precedentes. Las renovaciones de Iñaki Williams y la posterior de Kepa Arrizabalaga, que se ha marchado al Chelsea, supusieron un antes y un después. Ambas se sellaron con cláusulas de rescisión históricas, como es el caso del delantero, que parte de los 80 hasta los 108 millones de euros, y que se acompañan con una ficha anual que también alcanza cotas sin precedentes. Sucede lo mismo con Iñigo Martínez y Yuri Berchiche, que han causado los dos desembolsos más altos en la historia del club. Se deduce que Muniain debe situarse en el mismo escalón que los mencionados, lo que obliga a la Junta a hacer un nuevo esfuerzo dinerario con un futbolista al que se considera como uno de los líderes en el césped.

Muniain, que frente al Leganés anotó en el tiempo de descuento su gol número cuarenta con el Athletic, ha dado síntomas de recuperarse positivamente de sus dos lesiones de rodillas y de una madurez futbolística que le ha permitido dar un salto de calidad en sus prestaciones. La llegada al banquillo de Eduardo Berizzo ha favorecido que se reinvente y que ejerza en una zona del campo donde más a gusto se mueve, lo que es una plusvalía para el grupo. El próximo julio se cumplirá un década de sus debut como león, ante el Young Boys suizo en el viejo San Mamés, y los indicios apuntan a que su recorrido en el conjunto rojiblanco se alargaría más en el tiempo.