regeneración urbana y social

Otxarkoaga inicia una rehabilitación sin precedentes

El nuevo laboratorio de investigación sobre regeneración urbana se ubica en una antigua guardería.Foto: Oskar González

Las prácticas que se lleven a cabo serán estudiadas en un laboratorio de investigación pionero en Euskadi Las actuaciones se prolongarán hasta 2021 y afectarán a 220 viviendas

Olga Sáez - Martes, 11 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Bilbao - En los próximos cuatro años Otxarkoaga se va a someter a una regeneración urbana y social sin precedentes cuyos resultados serán extrapolables a otros barrios de Bilbao y a otras zonas vascas con características similares de vulnerabilidad. La actuación tiene un primer presupuesto de 7 millones de euros y afectará a 240 viviendas. Las prácticas que se lleven a cabo en estos edificios serán estudiadas en un laboratorio de investigación sobre regeneración urbana “pionero en Euskadi”. El centro inició ayer su actividad con un curso de rehabilitación y regeneración urbana impartido por la Escuela Vasca de Estudios Territoriales y Urbanos (EVETU).

El edificio donde tendrá lugar este experimento urbanístico ha sido cedido por la BBK y se convertirá, además, en los próximos meses en sede de la Oficina Técnica y de Proximidad, que tendrá como objetivo facilitar las gestiones en el propio barrio y buscar la participación ciudadana y la implicación del tejido social de Otxarkoaga en todas las actividades que se lleven a cabo. También se prevé la puesta en marcha en el mismo espacio de diversas medidas y planes encaminados a la formación y la mejora de la empleabilidad de las personas del barrio.

El consejero de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda, Iñaki Arriola, y el teniente de alcalde del Ayuntamiento de Bilbao y coordinador de Políticas de Movilidad, Medio Ambiente, Vivienda y Desarrollo Saludable, Alfonso Gil, visitaron ayer el edificio que va a albergar este nuevo espacio de investigación en materia de regeneración urbana, denominado Otxar Urban Lab, que ocupa una antigua guardería que ha permanecido sin uso desde hace al menos seis años.

Tanto Arriola como Gil resaltaron ayer el acuerdo institucional que pretende convertir a Otxarkoaga en “un ecobarrio sostenible socialmente” con la implicación del tejido asociativo. “Se trata de la primera experiencia de esta naturaleza en la ciudad, fruto de la colaboración institucional y de la apuesta compartida por la regeneración urbana de ambas instituciones”, señaló el consejero. Arriola añadió que el proyecto de regeneración de Otxarkoaga “era muy necesario y una cuestión de justicia social. Llevamos más de 35 años concediendo ayudas a la rehabilitación de viviendas, con un resultado muy positivo en cuanto al número de actuaciones de mejora de los edificios residenciales. Pero no es suficiente, porque no podemos decir lo mismo de los datos que arroja el Inventario de barrios vulnerables, donde vive el 31% de la población vasca”.

Por ello, insistió en que “ha llegado la hora de abordar la regeneración urbana con un carácter integral, que tenga en cuenta, además, la mejora ambiental, la revitalización económica y la cohesión e integración social de sus gentes”.

Para Gil, “el objetivo de proyectos como el que se desarrollará en Otxarkoaga es optimizar las condiciones físicas del entramado urbano, pero sobre todo mejorar la calidad de vida de las personas, mediante medidas que favorezcan la cohesión social y territorial de la ciudad, así como actuaciones dirigidas a la regeneración de la economía urbana y el empleo o la promoción de nuevos nichos de actividad”.

Secciones