cierra sus fiestas patronales

Lunes de alubias para cerrar los festejos de Ugao

Grupo de cofrades y voluntarios que preparan y sirven la comida.Foto: S. Martín

La tradición surgió a raíz de la comida anual de la Cofradía que reunió ayer a 150 comensales

Un reportaje de Susana Martín - Martes, 11 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Alas tres de la tarde, Ernesto Fernández, Mayordomo de la hermandad de devotos de la patrona de la villa de Ugao-Miraballes, tomó la palabra. “Gracias a todos por venir a esta comida de la tercera etapa de la Cofradía de la Virgen de Udiarraga. Queremos, primero, tener un recuerdo a quienes nos han dejado este año y desear, a quienes habéis acudido, que disfrutéis de este evento. Nosotros estamos para ayudaros y serviros en todo lo que necesitéis con amabilidad”. Así dio la bienvenida a las 150 personas que compartieron ayer mesa y mantel bajo la carpa instalada junto a la ermita de la santa para cumplir con una tradición que “aparece documentada con todo detalle en un documento de 1566 pero que puede llegar a remontarse perfectamente al siglo XII”, precisó el cofrade Iñaki García Uribe.

Presidiendo el agasajo gastronómico estaba, tal y como es habitual, la caldera de hierro construida en 1848 por la Ferrería Santa Ana de Bolueta y un cuadro de la fuente de los Tres Caños, realizado por el cofrade Miguel Ángel Berdote. El plato principal del menú estaba compuesto por alubias con sacramentos acompañadas de “ensalada, pimientos rellenos de pescado de segundo, milhojas de postre y pan, buen vino servido en jarras de barro, café, copa y puro”, precisó Fernández al tiempo que aseguraba que “todo el que quiera puede repetir”.

Una decena de cofrades y colaboradores fueron los encargados de los preparativos y de servir, a partir de las 15.00 horas, a los comensales. José Antonio Yugueros viene efectuando esa labor desde hace cinco años “que tomé el relevo de mi padre, que era cofrade, para seguir una tradición familiar que es muy bonita”, afirmó. Ese mismo tiempo lleva colaborando con el acto Maite Núñez, la única mujer que hoy en día ayuda a servir a los comensales. “Siempre vengo con muchas ganas porque me tratan muy bien. Estoy a gusto con mis compañeros y con la gente a la que me toca atender”.

Pregonero satisfecho Asiduos al evento son también los miembros de la Asociación de Donantes de Sangre de Ugao-Miraballes, a la que pertenece el pregonero de este año Pruden Peña. “Están siendo unas fiestas muy especiales. Me llevo muy bien con todo el pueblo pero a raíz de la lectura del pregón me están parando mucho por la calle y felicitando”, declaró. Tanto es así, y debido al papel que le han asignado por votación popular, que “he salido más que nunca, he hablado con más gente y me han gustado mucho estas fiestas y la alta participación que ha habido”.

Las alubias no solo se degustaron en la carpa. La tradición está ya tan asentada y consolidada que hoy en día, más de 3.500 personas, se reúnen a comer el guiso en casas, txokos o restaurantes.

Secciones